El Espacio AV muestra lo más íntimo del fotógrafo Alberto García Alix

El consejero de Cultura inauguró la muestra fotográfica con la que el autor recuerda su vida y aprendizaje.

Cruz y Egea recorrieron junto a García Alix las salas del Espacio AV de la capital murciana
Cruz y Egea recorrieron junto a García Alix las salas del Espacio AV de la capital murciana

Murcia-El director general de Promoción Cultural, Antonio Martínez, acompañado por el responsable del Centro Cultural Las Claras, Ángel Campos, presentó ayer la exposición «No me sigas...estoy perdido 76-86», del fotógrafo Alberto García Alix, organizada por la Fundación Cajamurcia y a la que también asistió el propio autor. La inauguración de la muestra la realizó el consejero de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz, y el comisario de la exposición, Nicolás Combarro.García Alix, premio Nacional de Fotografía en 1999, calificó la muestra de «íntima, emotiva, de amigos», y en la que se aprecia la primera parte de su obra (1976-1986) cuando empezó a coger una cámara y a mirar de frente a sus personajes.Asimismo, explicó que el proyecto se gestó en París, junto a su amigo Nicolás Combarro, comisario de sus exposiciones desde hace seis años, revisando antiguas fotografías. «Me hizo mucha ilusión verlas, es emotiva, a veces me duele verla, porque es mi entorno más íntimo y hoy ya muchos no están».Tienen un componente documental, muestra cómo vivíamos en aquella época, son retratos en blanco y negro, que incluso no podía enseñar a su familia, comentó el autor, exponente de la fotografía española contemporánea, quien negó formar parte de la llamada «movida» madrileña. «No, porque no teníamos conciencia de lo que estaba pasando, fotografiaba mi entorno, se trataba de la juventud de los años 70 y 80, caracterizada por los valores de la provocación, la agitación, la lucha contra el sistema», subrayó.Durante la presentación de la exposición, que lleva por nombre la primera frase que se tatuó en su cuerpo, García Alix reconoció que al verla, a veces, siente nostalgia, emociones encontradas, de su juventud y las personas que estaban a su alrededor, y aseguró que su banda sonora sería música de rock and roll.Sobre la droga, presente en muchas de las instantáneas, declaró que los estupefacientes no eran sinónimo de soledad, sino que al contrario «tenían un alto componente social», aunque al pasar los años se vuelven más duras, porque se conocen los problemas que vinieron más tarde, derivados de ellas. Además, el autor señaló que «ahora soy muy diarreico», tras señalar que en aquella época los carretes le duraban al menos quince días.Las fotografías están fechadas entre 1976, sus años de aprendizaje, de la fotografía como hobby y cuando comienza a entender la importancia de las fotos, y 1986, año en que se empieza a profesionalizar en ese arte.Por su parte, el director general de Promoción cultural subrayó que la muestra, que estará presente en el Espacio AV hasta el próximo 30 de julio, «es una oportunidad magnífica para conocer de primera mano la obra del fotógrafo».