Los Middleton ya tienen su escudo

El padre de Kate paga 5.000 euros por el blasón, que después se unirá al de la familia real. La boda se restrasmitirá en Youtube por deseo de los novios

057NAC20FOT2
057NAC20FOT2

Su padre puede haber sido un controlador aéreo y su madre una ex azafata descendiente de un minero, pero la ausencia de «pedigrí» no ha privado a la familia de Kate Middleton de tener su propio escudo de armas. El blasón, que fue desvelado ayer ante los medios, fue encargado por el padre de la novia con motivo de la boda real. Se trata de una pastilla con fondo rojo y azul, los colores de la bandera británica, sobre los que se representan tres bellotas, una por cada hijo de la familia. Aunque en un principio Kate podría haber pedido un diseño exclusivo para ella desde el primer momento matizó que quería que fuera algo que representara a los suyos. La bellota se escogió porque era el fruto del roble, el árbol que simboliza tradicionalmente a Inglaterra y a la fuerza, y que predomina, además, al oeste de Berkshire, donde la familia ha vivido durante los últimos 30 años. En el centro del diseño heráldico se dibuja una «V» invertida de color dorado que hace referencia al apellido de soltera de madre de Kate, Goldsmith, que en inglés significa orfebre. Tanto arriba como abajo se aprecian unas líneas blancas que simbolizan el amor de la familia a las montañas, los lagos y el esquí.

Todo queda suspendido de una cinta azul para indicar que Kate es una hija soltera. En otras palabras, la novia tan sólo podrá utilizar el escudo hasta su boda con el príncipe Guillermo. Después, los dos blasones –el del heredero al trono y el de los Middleton– se unirán para representar a la nueva pareja. Se calcula que el coste del escudo asciende a 4.400 libras, unos 5.000 euros. El diseño aparecerá junto al del príncipe, en un programa de la boda que será editado el mismo día 29 abril. Mientras que el de Kate irá en la parte de detrás, el de su futuro marido estará en la parte de delante. Se tratará de un programa de edición limitada de 150.000 ejemplares e incluirá un saludo de la pareja.

Para quienes no lo consigan, estará disponible en internet. Y es que la pasión de la pareja por las nuevas tecnologías ha hecho incluso que Google se anime a transmitir también en directo el enlace. El Palacio de St. James, que representa a los príncipes Guillermo y Enrique, señaló ayer que el enlace se podrá ver a través del canal de la familia real en Youtube. Las imágenes que se utilizarán serán las de la cadena pública BBC, en las que se suprimirán las voces de los comentaristas.

Un enlace, al minuto
Será la primera vez en la historia de la monarquía británica en la que se emitirá en directo un evento en internet junto a actualizaciones al minuto apoyadas por los elementos de la web 2.0, como la cuenta de la corona en Facebook. La emisión a través de Youtube será interactiva, dado que el canal real pondrá a disposición del usuario una opción denominada «Libro de Boda», a través de la cual los interesados podrán enviar vídeos felicitando a la pareja. A su vez, la cuenta de Flickr –una red social para compartir fotos– de la monarquía actualizará su página con imágenes para todos aquellos que no tengan la suerte de estar presentes cuando los novios intercambien sus votos. Para las actualizaciones al segundo, el palacio Clarence House también ha habilitado una cuenta de Twitter (@ClarenceHouse) que informará de cada movimiento de la pareja.