Economías marxistas

La Razón
La RazónLa Razón

No me refiero al tipo de economía a la que da nombre Karl Marx, sino a la de los hermanos Marx, pues digna de una de sus películas es la trágica comedia de errores a las que nos llevan los actuales gobernantes del mundo. Esta semana ha sido rica en ellos.

Un año después de que la Unión Europea estructurase un paquete de rescate para Grecia a cambio de medidas de austeridad, todo ha ido a peor, la economía griega se hunde y Grecia tiene más deuda que antes. ¿La respuesta ante esta situación? seguro que lo han adivinado, la UE articula otro rescate a cambio de nuevas medidas de ahorro. De cajón.

Pensarán que confundir una crisis de solvencia con una de liquidez es grave, pero no se apuren, no estamos solos. Pues si exótica resulta la política Europea con respecto a Grecia, no lo es menos la política americana con respecto al petróleo.

Hace diez meses la Reserva Federal inundaba los mercados de liquidez con el objetivo de inflar el precio de los activos. No pudieron elevar el precio de las casas como deseaban, pero sí que consiguieron disparar el precio del petróleo como no deseaban. ¿La respuesta? Acudir a la reserva estratégica de petróleo para influir a la baja en los precios del crudo, porque, como ha quedado demostrado, nada funciona mejor que cuando los gobiernos se meten a influir en precios.

Lo que me lleva al chiste de la semana, que nuevamente proviene de España, donde el límite de velocidad sube de nuevo a 120km/h. El vicepresidente Rubalcaba nos explica que bajaron el límite porque hace unos meses el petróleo estaba a $115 y esperaban que siguiese subiendo, ahora lo suben porque está a $106 y esperan que siga bajando. ¡Brillante! Prepárense para una subida del petróleo.