Algunos mitos caídos

La Razón
La RazónLa Razón

En los últimos 50 días se han venido abajo algunos de los mitos levantados durante años. Uno de ellos afecta a Rajoy. Decían sus contrarios que era incapaz de gestionar porque se le dormían los papeles en la mesa. Lo que hemos visto en este tiempo es lo contrario: una actividad tranquila pero imparable que ni siquiera los enemigos internos podían imaginar. Primer mito caído. Segundo: el runrún de que «no hay banquillo». Parecía como si, desaparecidos Zaplana, Acebes, Mayor Oreja y Rato, se iba a acabar el PP. Es verdad que éstos tenían nombre, pero Soraya Sáenz de Santamaría no ha de envidiarle nada a los anteriores, como demostró otra vez el miércoles al noquear sin despeinarse a la otra Soraya, más conocida como Rodríguez, igual que hiciera antes con De la Vega y Rubalcaba.

No sólo eso. Entre los descubrimientos inesperados de los últimos tiempos destaca Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, que está rompiendo el mito de que su partido no tenía nada que hacer en Cataluña. La realidad es que no sólo ha superado la marca de Vidal-Quadras sino que está condicionando la política de CiU con un pacto presupuestario que la sitúa como la dirigente política con más proyección después de Mas.

Se decía igual que Gallardón era de izquierdas. Puede que el ministro de Justicia no sea la ultraderecha, pero el otrora alcalde madrileño está demostrando que no le asusta ningún frente, y que incluso en temas como el aborto es capaz de defender con plena convicción el programa de su partido.

Y el mito de que el PP jamás sería alternativa en Andalucía. En las elecciones generales de 2008, el PSOE le sacó a los populares 27 puntos en Sevilla. El 20-N esa diferencia se redujo a 3. Y según la última encuesta de LA RAZÓN, ahora gana el PP.