Están crecidos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hay huelgas sin fundamento pero con intención y los sindicatos, tan tímidos ellos a la hora de movilizarse ante cualquier reforma de Zapatero o simplemente por el número de parados, sí que son más entusiastas si de lo que se trata es de intentar minar al Gobierno de Aguirre.

Se crecen donde y cuando no deben, pero lo cierto es que el 4, el 5 y el 20 –¡qué casualidad, a un mes de las elecciones generales!– los sindicatos educativos van a paralizar los centros escolares de Secundaria de la Comunidad de Madrid. Nada es casual, pretenden denunciar una degradación de la educación pública cuando ellos también son responsables. Sin embargo, no nos engañemos: no les importa la educación. Estas movilizaciones responden a una estrategia más a largo plazo. Simplemente están en fase de calentamiento para estar en forma en el caso más que probable de que Rajoy gane las elecciones generales. Entonces sí. Los sindicatos, hasta ahora tan miraditos con el Ejecutivo socialista, empezarán a soltar soflamas contra las políticas del líder popular. Ni los cien días de cortesía le van a dar.

La huelga de ahora es un instrumento de propaganda más para extender entre los ciudadanos la idea de que cuando lleguen los populares al poder España sufrirá un apocalipsis, donde los ciudadanos seremos hurtados del Estado del Bienestar. Es de esperar que la población sea lo suficientemente inteligente para no tomarlos en serio. Con todo, a buen seguro que a partir de noviembre los sindicatos se aplicarán en desestabilizar un gobierno recién nacido, al que no le van a dar la oportunidad ni de acertar. Que a estas alturas nos conocemos todos...