Rocambolesca retirada de la bandera española de Sant Pol de Mar

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BARCELONA– La Delegación del Gobierno en Cataluña anunció ayer que exigirá responsabilidades por «el acto de ultraje a la bandera española» que ayer protagonizó en Sant Pol de Mar (Barcelona) la Assamblea Nacional Catalana (ANC). Esta entidad organizó un acto para retirar simbólicamente una enseña nacional del balcón de este ayuntamiento, que dirige Montserrat Garrido (CiU).
La delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, informó en un comunicado de que ha dado instrucciones a la Abogacía del Estado para iniciar acciones legales «con el fin de exigir responsabilidades de todo orden tanto a los impulsores de dicha acción como a quienes han consentido los hechos».
Los hechos los protagonizaron unas 300 personas que asistieron a una especie de acto de protesta convocado por la ANC, en el que se retiró la bandera española del Consistorio como reacción a una reciente sentencia judicial en la que se dictó que la rojigualda debía ondear en la fachada del edificio. Los asistentes querían desobedecer el fallo. Durante el acto se procedió a colgar una bandera española prestada por otro municipio, ya que el consistorio de Sant Pol sigue sin contar con una propia.