Los estadounidenses en Madrid abocados a una larga noche electoral

El goteo de los primeros resultados de los comicios estadounidenses ha extendido la incertidumbre entre los norteamericanos residentes en Madrid, reunidos para compartir una larga noche electoral en la que tanto demócratas como republicanos ven todavía posibilidades de victoria. 

"Ha salido mucha gente a votar; ha habido largas colas ante los colegios electorales en Florida, en Virginia, en Ohio, que son estados importantes. Mi predicción es que a esta hora (1.30 horas), mañana, sabremos quién va a ser el próximo presidente de los Estados Unidos", ha señalado con ironía a los medios de comunicación el embajador estadounidense en Madrid, Alan Solomont.

Como ejemplo de la reñida batalla, ha destacado el escrutinio en la pequeña aldea de Dixville Notch (estado de New Hampshire), el lugar en el que primero se vota en todo el país y que ha arrojado un empate entre el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney, con cinco votos cada uno.

El embajador ha vuelto a recordar la primera fiesta electoral organizada en Madrid por la embajada estadounidense, en 1972, y cómo EEUU tuvo la oportunidad de dar al pueblo español "señales de su democracia".

"Hoy celebramos una relación de socios, una amistad entre EEUU y España y unos valores e interese comunes", ha añadido.

En este contexto festivo, Solomont ha rechazado pronunciarse sobre asuntos de actualidad nacional, como el debate en torno la independencia de Cataluña, y se ha limitado a recordar que él es el embajador de Estados Unidos en una nación soberana.

Con pocos datos claros todavía sobre la mesa pero con proyecciones de resultados favorables para Obama en estados importantes como Florida, el presidente del comité español de Democrats Abroad, Enrique Parrilla, se ha mostrado optimista en declaraciones a Efe.

"Estos números son una cuesta arriba para Romney y para nosotros representan la continuidad de lo que esperamos, que el publico está apoyando masivamente las propuestas de Obama", ha recalcado.

También ha confiado en que el actual presidente estadounidense renueve su mandato la portavoz del grupo socialista, Soraya Rodríguez, que ha acudido, como otros diputados del Congreso, a acompañar a los estadounidenses en su noche electoral.

A su juicio, para la Unión Europea y para España es muy importante que gane Obama, "la prueba evidente"de que la actual crisis requiere medidas de estímulo y de que "las políticas de la derecha europea son un verdadero fracaso".

Frente a su determinación, el secretario de Internacional del PP, José Ramón García Hernández, se ha mostrado menos partidista porque, en su opinión, gane quien gane, el inquilino de la Casa Blanca dará gran importancia a la política exterior, a las relaciones con iberoamérica y con Europa y, por lo tanto, a sus vínculos con España como país de enlace.