Urbizu Zambrano e Isaki Lacuesta lucharán por la Concha de Oro

Quince filmes españoles se proyectarán este año en el Festival de San Sebastián. En el concurso, tres producciones nacionales lucharán por ser incluidas en el palmarés. Se trata de «No habrá paz para los malvados», el regreso de Enrique Urbizu después de ocho años de silencio, un «thriller» protagonizado por José Coronado.

También incluye otra esperada vuelta a las salas, la de Benito Zambrano, que no rodaba desde «Habana blues». Se presenta con «La voz dormida», la adaptación de la novela de Dulce Chacón. El tercero en liza es Isaki Lacuesta, que ya compitió con «Los olvidados» y ahora estrena «Los pasos dobles», sobre el escritor y pintor francés François Augiéras, conocido por haber cubierto un búnker militar de pinturas en el desierto y haberlo dejado hundir en la arena. También participan en la Sección Oficial, pero fuera de concurso «Bertsolari», de Asier Altuna, que indaga en el arte de los improvisadores de versos vascos, y el «thriller» «Intruders», de Juan Carlos Fresnadillo, con Clive Owen, que abrirá el festival.

El debut de Chapero-Jackson

En las secciones paralelas, descubriremos cuatro debuts: «Arrugas», de Ignacio Ferreras, la adaptación de la novela gráfica de Paco Roca; «Tralas Luces», de Sandra Sánchez, un documental que sigue a una pista de coches de choque; «Urte berri on, Amona!», de Telmo Esnal, sobre las vicisitudes de una familia que tiene que hacerse cargo de la abuela; y la esperada «Verbo», el primer largo de Eduardo Chapero-Jackson, uno de los cortometrajistas españoles con mayor reconocimiento. Además, veremos los nuevos trabajos de Nacho Vigalondo, Manuel Huerga, David Trueba.