El Gobierno protesta por la visita del conde de Wessex a Gibraltar

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- La próxima visita de los condes de Wessex a Gibraltar ha levantado ampollas en el Gobierno. El Ministerio de Exteriores informó ayer de que el martes pasado «citó» (que no «convocó») al embajador británico, Giles Paxman, para trasladarle su «disgusto y malestar» por el viaje al Peñón del Príncipe Eduardo de Inglaterra y su mujer. El director general de Política Exterior y Asuntos Multilaterales, Globales y de Seguridad, Santiago Cabanas, fue el encargado de leer la cartilla al representante del Ejecutivo de Cameron.

El jefe de la Diplomacia española, José Manuel García-Margallo, ha retomado con fuerza la reivindicación de la soberanía de la Roca desde que tomó posesión y con la reunión del lunes ha tratado de volver a sacar pecho pese a que no ha provocado reacción alguna de Londres. Fuentes diplomáticas británicas consultadas por LA RAZÓN se limitaron a enmarcar la visita del hijo pequeño de la soberana y Sophie Rhys-Jones en la celebración del 60 aniversario de la llegada al trono de Isabel II e insistieron en que el viaje se anunció hace un año. Sólo faltaba la fecha, que el pasado lunes llegó de parte del comité de festejos de la colonia británica: será entre el 11 y el 13 de junio. La de los condes de Wessex es la última de una larga lista de visitas a Gibraltar inaguradas por la propia reina y que siempre causan una reacción de protesta del Ejecutivo español proporcional al tamaño de la afrenta. En esta ocasión, al no haber obtenido respuesta por parte de Londres a la reunión del martes y a la queja por escrito, Margallo decidió hacer pública ayer la cita con Paxman, tal y como explicó él mismo en los pasillos del Senado.
El ministro de Exteriores también aclaró que el viaje de Doña Sofía a Londres para asistir a un almuerzo en honor del jubileo de Isabel II el día 18 no es ni oficial ni de Estado y tiene un carácter «absolutamente privado». El hecho de que se mantenga la cita pese al «malestar» del Gobierno parece explicarse porque no está incluida en el «programa oficial» de los fastos del reinado de la última Windsor, que tendrán lugar del dos al cinco de junio.

En cualquier caso, la pseudo convocatoria del embajador parece haber sido tomada en serio por la legación británica, que tradicionalmente envía al ministro consejero a estas reuniones y reserva al embajador para el secretario de Estado y el ministro, según fuentes diplomáticas.

 

Un rosario de visitas reales
1954. Isabel II de Inglaterra La reina de Inglaterra arrancó su luna de miel en la colonia y abrió la espita de las contramedidas que han seguido hasta la fecha. España retiró entonces a su cónsul (nunca volvió) y después cerró la Verja estrangulando la economía del Peñón.

1981. Carlos y Lady Di Los príncipes de Gales protagonizaron la visita con mayor repercusión, al comenzar su viaje de novios a bordo del yate «Britannia» en la colonia. Don Juan Carlos y Doña Sofía declinaron asistir a la boda.

2004. Princesa Ana La hija mayor de la Reina viajó por cuarta vez al Peñón para conmemorar el 300 aniversario de la ocupación. El entonces ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo que esa visita no contribuía al diálogo, pero en diciembre puso en marcha el Foro Tripartito.

1995. Príncipe Andrés En 1993, al mando del «HMS Cottesmore», el duque de York estuvo en el Peñón. Su última visita fue en 1995 para participar en la celebración del 50 aniversario de la Segunda Guerra Mundial.

2012. Condes de Wessex El príncipe Eduardo ya viajó a Gibraltar en 2001 para entregar unos premios de la Fundación Duque de Edimburgo. Esta vez lo hará acompañado de su esposa, Sophie Rhys-Jones, con motivo de los actos conmemorativos del sexagésimo aniversario de la coronación de su madre, Isabel II.