Primer gran pacto de la legislatura de PSOE y PP

Los populares se suman a la resolución de la FAMP tras incluirse algunas de sus propuestas. Se aprobará en septiembre.

Antonio Sanz y Mario Jiménez, en un pleno reciente del Parlamento de Andalucía
Antonio Sanz y Mario Jiménez, en un pleno reciente del Parlamento de Andalucía

SEVILLA- «Había deseo de llegar a un acuerdo», explicó el presidente de la FAMP, Francisco Toscano, al término de la reunión que ayer mantuvo con el vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, y el secretario general del PP-A, Antonio Sanz –también asistió la vicepresidenta de la FAMP, Ángeles Muñoz–. El objetivo era pactar las recomendaciones en materia de retribuciones de los cargos electos locales que la Federación Andaluza de Municipios y Provincias aprobó el pasado 3 de junio y a la que el PP no se sumó ejerciendo su derecho a la reserva de voto. Tras incluirse las modificaciones que pedían los populares, el nuevo acuerdo se votará el próximo mes de septiembre en la Ejecutiva de la FAMP y entrará en vigor en junio de 2011, tras las elecciones municipales del mes de mayo. No existe un consenso de este tipo en ninguna comunidad autónoma y es el primer gran pacto que los dos principales partidos, PSOE y PP, alcanzan en esta legislatura. Ni acuerdo contra la crisis, ni por el empleo, ni financiación autonómica, ni deuda histórica, ni leyes locales: hasta la fecha, no había sido posible que socialistas y populares llegaran a un entendimiento completo sobre un asunto de trascendencia. El primero que lanzó la propuesta para que ningún cargo público cobrara más que el presidente de la Junta de Andalucía fue el PP. Sin embargo, cuando el PSOE pactó –con IU y PA– que se hiciera efectivo en el seno de la FAMP, los populares recularon, ya que no querían que los socialistas patrimonializaran el acuerdo. Con la reunión de ayer, el asunto quedó zanjado.Además, el PP consiguió que se modificaran los tramos iniciales propuestos por la Federación de Municipios. El principal es que los alcaldes de las ciudades de más de 100.000 habitantes cobrarán ahora como un consejero de la Junta –en la propuesta inicial sólo lo hacían las de más de 500.000, es decir, Sevilla y Málaga–. Ahora son doce las ciudades que superan esa población: las ocho capitales de provincia, más Dos Hermanas, Jerez de la Frontera, Algeciras y Marbella.Hasta los próximos comicios, todos los regidores municipales han rebajado su sueldo un 15 por ciento, según las directrices marcadas por la Federación Española de Municipios y Provincias. Aún así, hay algunos que siguen cobrando más que Griñán, que tras su rebaja salarial gana 68.961 euros anuales. Es el caso fundamentalmente de los alcaldes de Sevilla y Huelva. Con el nuevo acuerdo, a partir de junio de 2011 todos tendrán que ajustarse al tope salarial pactado en la FAMP, que incluye el sueldo así como las dietas por asistencia a consejos de administración de las sociedades municipales.Tanto Velasco como Sanz mostraron su «satisfacción» por este acuerdo y aseguraron que sus partidos exigirán su cumplimiento a todos sus alcaldes.Fuera de este pacto quedan los partidos independientes.

El tope estará en 67.892 eurosLos alcaldes de los municipios de más de 100.000 habitantes cobrarán en 2011 como un consejero de la Junta: 67.892 euros.- Entre 50.000 y 100.000 se equipararán a un viceconsejero autonómico: 63.704 euros.- De 20.000 a 50.000, como un director general de la Junta: 54.540 euros.- Menos de 20.000. Se toma como referencia el salario anual de un delegado provincial: 44.861. En este caso, habría que valorar el grado de dedicación, si ex exclusiva o sólo parcial.

Quieren extenderlo a las empresas municipales Tras dar el primer paso, PSOE y PP estudian ahora extender el acuerdo a las retribuciones de todos los funcionarios y laborales municipales. Supondría que ningún trabajador de un Ayuntamiento ganara más que el presidente andaluz, equiparando su salario en función de la responsabilidad que tuviera. Afectaría tanto a cargos de alta dirección como a trabajadores menos cualificados, incluida por ejemplo la Policía Local, uno de los colectivos donde las retribuciones son más dispares, al estar sujetas a la capacidad de negociación con cada alcalde. Por el momento, el presidente de la FAMP, Francisco Toscano, entregó ayer un primer estudio tanto a Velasco como a Sanz, que han quedado en estudiarlo. Además, Toscano también quiere implicar a los dos partidos para homogeneizar los costes de determinados servicios municipales, como la basura y el agua. En este punto, el acuerdo está más lejano.