El 80 por ciento de las empresas nuevas quiebran el primer año

El número de empresas creadas por jóvenes emprendedores ha aumentado este año por el mayor desempleo.

AJEV aconseja a los jóvenes emprendedores que tengan la capacitación necesaria para embarcarse en la aventura de un nuevo negocio
AJEV aconseja a los jóvenes emprendedores que tengan la capacitación necesaria para embarcarse en la aventura de un nuevo negocio

Valencia- Aquello de hacer de la necesidad virtud, no siempre sale bien. Así lo demuestra el hecho de que el 80 por ciento de las nuevas empresas, creadas por jóvenes emprendedores, «fallecen» en su primer año de vida. La razón, como explica el presidente de la Asociación de Jóvenes Emprendedores de Valencia (AJEV), Jorge Castillejo, es que muchas de estas personas abren un negocio por necesidad, y no por vocación.
Las elevadas cifras de desempleo han abocado a muchos parados a crear su propio negocio para poder subsistir. En muchas ocasiones, el empresario carece de la formación necesaria para regentar la sociedad; de ahí, los fracasos.
No obstante, Castillejo destacó que, en el caso de los empresarios que se asesoran primero en AJEV, el índice de fracaso desciende hasta el diez por ciento.
El surgimiento del empresario por necesidad se refleja en las cifras de creación de empresas de los últimos años. Después del batacazo del año 2009, cuando sólo se abrieron 14 nuevas compañías, en 2010 la cifra ascendió a 66 y de enero a abril de este año fueron ya 45, por lo que se prevé que 2011 se cierre con un número más elevado que durante el año pasado.
En cuanto a las ayudas que se reciben para abrir nuevos negocios, Castillejo señaló que no existen las «subvenciones a fondo perdido», sino las inversiones que esperan una rentabilidad. «Quien espere abrir un negocio a base de ayudas, no lo va a conseguir».
Explicó que tanto los créditos del ICO, como los Planes de Competitividad de la Generalitat, funcionan muy bien, y señaló que en este último caso se están realizando auditorías en las empresas para asegurarse de que el dinero se invierte en las actividades acordadas, y no en otras.
Por lo que respecta a las tan criticadas trabas administrativas para abrir un negocio, Castillejo aseguró que no son tantas. «Los problemas se derivan más del desconocimiento que de problemas burocráticos. De ahí la importancia de informarse».


El emprendedor es optimista
- Un buen empresario se caracteriza, sobre todo, por su optimismo. Así lo asegura Jorge Castillejo, quien después de ocho años como presidente de AJEV, abandona su puesto para que entre «gente nueva». Al que ocupe su lugar, le aconseja «paciencia, mucha pasión, y que sepa que la Administración funciona mucho mejor de lo que pensamos». AJEV convocará las elecciones la próxima semana para el mes de noviembre.