Telefonautas por Sabino Méndez

Telefonautas, por Sabino Méndez
Telefonautas, por Sabino Méndez

Ahora que ya ha pasado la tormenta de la «Ley Sinde», yo creo que podemos empezar a prescindir del paletismo de los últimos años consistente en sacralizar la palabra «internauta» como si fuera «astronauta» o algo parecido. Sólo sirve para que quien no tiene muchos estudios superiores se sienta poseedor de una especie de título que no necesita comprobaciones. Internautas ya somos todos, con más o menos preparación, incluidos los jubilados cuando hacen un cursillo de ordenador para la tercera edad. Cuando apareció el teléfono, a nadie se le ocurrió la memez de hablar de «telefonautas» y si alguien hubiera entrado en casa de otro para romperle o bloquearle el aparato con llamadas, hubiera sido cabalmente procesado. ¿Se imaginan que se hubieran formado por ello asociaciones de telefonautas beligerantes? Ya sé que vivimos tiempos idiotas, pues no va a quedar más remedio que crear cosas como la «Asociación de internautas que piensan que el canon no está tan mal» o la «Plataforma de internautas enviados al paro por las copias ilegales». Y se armará entonces una bonita refriega, como dijo Wyatt Earp. En este tipo de luchas, no valen equidistancias. Aunque nos cueste dinero, es bueno saber de qué lado está la verdad y de que lado el lucro deshonesto que encima difama y explota a gente honrada y trabajadora. Eso los tribunales terminan siempre aclarándolo, pero como cuando sale la sentencia años después, los medios no dan noticia por considerarlo un tema olvidado, le es fácil al demagogo instantáneo engañar a la gente y desinformar su opinión. Si lo perdemos de vista nos podemos encontrar con el curioso panorama de que los servidores y las operadoras acaben destruyendo la cultura en nuestro país, su propia gallina de los huevos de oro.