Una ley para mejorar el funcionamiento del sector

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid-El secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, Adolfo Díaz-Ambrona, confirmó durante la mesa redonda celebrada en LA RAZÓN que el Gobierno está elaborando una ley con el objetivo de mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Hizo hincapié en que el objetivo de esta normativa es «acabar con los desequilibrios demostrables» que existen en el sector en estos momentos.

Para su elaboración, el departamento que dirige Miguel Arias Cañete cuenta con la colaboración de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno y el Ministerio de Economía. Díaz-Ambrona se ha comprometido, una vez elaborado el anteproyecto, buscar el consenso con todos los agentes que intervienen en el proceso: productores, industria y distribuidores.

En su opinión, la gran distribución ha «banalizado» los productos, que están dejando de tener valor ante los bajos precios a los que se venden, lo que agranda el problema, ya que «la oferta elimina el valor y así difícilmente se puede exportar».

Adolfo Díaz-Ambrona no ha ocultado que se está encontrando con numerosas dificultades para elaborar esta ley porque «existen muchos intereses contrapuestos». Insistió en que se trata es de corregir desequilibrios que perjudican a los productores (agricultores y ganaderos) y a la industria.

Está previsto que en un mes esté listo el borrador de la futura ley para presentárselo a todas las partes. Apuntó, entre otras cuestiones, que incluirá la obligación de fijar por contrato escrito, a partir de «cierto umbral», las operaciones que se realicen, o la prohibición expresa de desferenciar» productos.

El objetivo de este contrato es que se pueda acudir a la autoridad competente para denunciar si no se cumple. Además, el denunciante podría mantener el anonimato.
De esta manera se acabaría «con las prácticas abusivas o desleales», asegura Díaz-Ambrona, quien confesó que la futura legislación no estará exenta de polémica.