Una exposición redescubre al Isidre Nonell dibujante

Artur Ramon presenta varias obras del gran pintor en el coincidiendo con el primer centenario de su muerte

BARCELONA- El pasado 21 de febrero pasó de puntillas, casi sin hacer ruido, una efeméride relacionada con el mundo del arte en Cataluña. Se conmemoraba el primer centenario del fallecimiento de uno de los más auténticos artistas de todos los tiempos: Isidre Nonell. Ningún acto público ha servido para recordar esa fecha. Ese vacío lo acaba de suplir ahora Artur Ramon Art con una muestra que redescubre al Nonell dibujante, el mismo que sorprendió al joven Picasso en la Barcelona bohemia de finales del siglo XIX. Incomprendido en su momento, reivindicado por autores como Pla, Nonell resurge en esta exposición como uno de los auténticos genios de su tiempo, un creador con un asombroso dominio de la técnica.
La muestra recoge casi una treintena de piezas con una gran variedad de temas: desde el retrato a los apuntes de escenas vistas, aunque también con algún sorprendente espacio para el paisaje, un terreno casi inédito en la producción de Nonell. Las piezas han sido estudiadas por la historiadora Glòria Escala, quien prepara el catálogo razonado del pintor.
El artista realizó estas obras entre 1896 y 1900, un periodo que coincide con sus dos estancias en París. En todas estas obras aparece un Nonell agudo ilustrador de la realidad que lo rodea, un pintor con un insobornable sentido de la observación y a quien no le importa ser crítico con su entorno. Por esa razón, existe en el artista un tono en ocasiones lúgubre, algo muy evidente en las piezas en Artur Ramon Art.
Apunta Glòria Escala en el catálogo de esta muestra, que en estos dibujos surgen «temáticas tratadas por este autor a lo largo de su trayectoria artística, como las conocidas series de los mendigos o de las espectaculares gitanas de cuerpo entero realizadas en 1906 y en 1909».
De esta manera podemos casi pasear por los personajes y las situaciones que Nonell se encontraba especialmente en la Barcelona de principios del siglo pasado, aunque también con alguna anotación parisina. Son en su mayoría apuntes del natural, entre los que destaca, por ejemplo, una composición con un hombre viejo sentado en un banco, de la serie que Nonell realizó en los parques de Barcelona y París hacia 1897 –publicada en el diario «El Liberal» en el año 1903–, o una interesante sanguina coloreada que representa a dos gitanas algo melancólicas, trazada en 1904 –reproducida en la revista «Panteisme» el 1911–. Todo ello está realizado con un trazo ágil y con una fuerza inusual en el dibujo.


- Dónde: Artur Ramon Art. Palla, 23.
- Cuándo: Hasta el 9 de abril.
- Información: T. 93 302 59 70.