EL ANÁLISIS: Se librará de prisión

El «caso Morín» y la «Ley Aído» provocaron una fuerte contestación social
El «caso Morín» y la «Ley Aído» provocaron una fuerte contestación social

- ¿Es razonable el escrito de calificación del fiscal en el «caso Morín»?
–En principio es razonable. No estamos de acuerdo con que se excluyan algunos delitos de los que se acusaba a algunas personas, como el de intrusismo. Pero se trata de algo menor si se tiene en cuenta la magnitud de los delitos de los que se acusa a Morín. La cuestión principal es el delito continuado de aborto y la asociación para delinquir.

- ¿Qué papel ha jugado la Ley del Aborto en el caso?
–La nueva Ley del Aborto tiene una relación estrecha con Carlos Morín. No estaba en el programa del PSOE, que no consideraba necesario modificar la ley anterior, pues siendo una norma teóricamente restrictiva había convertido a nuestro país en un paraíso abortista. Venía gente de países como Holanda y Dinamarca a abortar. Pero precisamente el caso Morín demostró que la Ley podía dar lugar a que se probaran delitos de aborto. En este caso, el papel de un ex empleado que quiso declarar como testigo protegido fue clave. El resto de las clínicas sabían que podía volver a pasar y se asustaron. De ahí la presión al Gobierno para que les garantizara una protección jurídica.

- ¿Podrían haber quedado impunes los presuntos delitos gracias a la nueva norma?
–Sabíamos que con la nueva ley algunos casos caerían, pero la lista era tan enorme que había material sobrado.