Objetivo: aprender y ser los Ferrán Adriá o Arzak del futuro

Ser Ferrán Adriá, José María Arzak o el propio Pedro Subijana de los próximos años. Ese es el sueño que persiguen la mayoría de jóvenes promesas de la cocina actual. Es el sueño pero no el objetivo a día de hoy, que no pasa por otra cosa que no sea seguir aprendiendo cada día y formarse en una profesión cada vez con más competencia y globalizada.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Valladolid- Valladolid es sinónimo de cocina y buena gastronomía. De tapas y buenos vinos también. Su Concurso Nacional de Tapas y Pinchos cumple este año su séptima y más espectacular edición. La capital del Pisuerga crece al ritmo de sus tapas. La apuesta por la gastronomía de su Ayuntamiento es firme y decidida. Pero además, la apuesta por la enseñanza es también a tener en cuenta. La recién creada Escuela Internacional de Cocina «Fernando Pérez» está llamada a ser la Universidad por excelencia de la cocina en pocos años. Y por eso Valladolid cuenta también co su particular certamen de jóvens promesas paralelo al nacional de tapas. En la tarde de ayer, quince aspirantes a cocineros procedentes de Italia, EEUU, Canadá, Turquía, Portugal, Reino Unido, Suecia, México o Corea del Sur, entre otros, tuvieron su espacio de gloria para preparar sus propuestas culinarias y hacerse con alguno de los tres premios existentes que se dará a conocer mañana cuando finalice la tercera serie de finalistas del nacional de tapas. El botín es suculento. tres becas de distinta duración otorgadas por HRC, Windham ey l mexicano Colegio Culinario de Morelia para seguir aprendiendo y poder hacerse un hueco en este mundo, y una chaquetilla diseñada por Agatha Ruiz de la Prada.