Villalobos critica que una minoría anteponga sus intereses al partido

Sevilla- Las aguas andan turbias en la familia socialista y el presidente del PSOE en la provincia –tantas veces hasta el Congreso del federal alineado con Viera–, Fernando Rodríguez Villalobos, ha vuelto a tomar la palabra. El también presidente de la Diputación instó ayer a sus compañeros de partido a alcanzar un consenso a través de la negociación y el diálogo que permita elaborar la mejor lista posible para los sevillanos de cara a las próximas elecciones autonómicas del 25 de marzo.

En declaraciones a Europa Press, Villalobos consideró que «no hay que extremar las cosas» ya que los responsables en los distintos ámbitos de la organización, tanto provinciales como regionales, «tenemos la obligación de alcanzar un acuerdo» para confeccionar una lista «con los militantes más cualificados».

Villalobos se mostró sorprendido por la amenaza de dimisión de Viera, si no hay una lista en la que se atiendan sus demandas y la de los grupos –las vueltas que da la vida en el PSOE– ahora alineados con él. «Ha habido diálogo, lo que demuestra la fortaleza y democracia interna del partido para que todos elijamos el mejor equipo», indicó el presidente de los socialistas en Sevilla, lamentando que «sean grupos minoritarios con escasa representación los que están anteponiendo sus intereses personales a los del partido», que recurrió al discurso de la unidad tras el enfrentamiento, una vez que Rubalcaba fue designado como secretario general del PSOE. «Tanto para los que han ganado como los que no han ganado en España, y en Andalucía hay un referente que es el presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, no hay ninguna corriente», sentenció. «Desde de la dirección regional, me consta, hay lugar para que se sienten todos los representantes y hablen y lleguen a esa elaboración de candidatura con el máximo consenso posible, teniendo en cuenta que no se debe vetar a nadie y que sean criterios objetivos los utilizados a la hora de elaborarla», explicó. No obstante, Rodríguez Villalobos apostó por una candidatura que contemple la «experiencia y veteranía» en el Parlamento andaluz, el conocimiento y el papel «orgánico» en el PSOE y la «representación de las comarcas, los pueblos y del municipalismo». Efectivamente, Villalobos ha enlazado su suerte a la de Griñán y Susana Díaz.

Nombres como el de Verónica Pérez, José Muñoz , José Caballos, Miguel Ángel Vázquez, secretario de Comunicación e Imagen del PSOE-A; el del portavoz socialista del Ayuntamiento, Juan Espadas; el ex concejal y ahora secretario general de Vivienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, muy del agrado de Rubalcaba; la delegada del Gobierno andaluz en Sevilla, Carmen Tovar; el secretario provincial de Organización, Enrique Cousinou; el ex subdelegado del Gobierno, Faustino Valdés; y la consejera de Salud, María Jesús Montero, están en la pomada. Demasiados personas para los reducidos escaños que se prevén.

 

Navajas afiladas en los órganos de designación
El PSOE resuelve hoy la confección de su candidatura con su Comisión Ejecutiva Provincial y su Comité Provincial. Previamente, las agrupaciones locales han elevado a la dirección provincial socialista, encabezada por José Antonio Viera, las propuestas de sus respectivas asambleas. Viera ha lanzado el órdago de irse, si se le hace otro desplante tras la lucha de intereses disfrazada de Chacón contra Rubalcaba. Las navajas están afiladas.