SGAE: Farré se niega a declarar

El ex directivo alega que las pruebas contra él se obtuvieron de forma ilícita

El imputado, a su salida de la Audiencia Nacional

Desde que el pasado 1 de julio la Guardia Civil registró la SGAE, las noticias sobre supuestos delitos de diversa índole no han dejado de salpicar a su anterior equipo directivo. El último, Pedro Farré, ex director de relaciones institucionales y ex jefe de gabinete de Eduardo Bautista. El pasado viernes fue detenido por la Guardia Civil para prestar declaración y, aunque fue puesto en libertad pocas horas después, el juez Ruz, que investiga la presunta trama de corrupción en la cúpula de la entidad, lo citó ayer en la Audiencia Nacional.

Imputado por delitos de falsedad documental y apropiación indebida, no fue ante el juez donde Farré desplegó su defensa. Según una persona cercana al proceso judicial, «el imputado se negó a responder durante la declaración porque, según él, los datos que habían provocado su detención se obtuvieron de forma ilícita». Los «datos» a los que hace referencia son los cargos por valor de unos 40.000 euros que el ex director presuntamente habría hecho en una tarjeta de crédito de la SGAE para pagar servicios a prostitutas, entre otros gastos.

Un hombre de Teddy
Fue a la salida de la Audiencia Nacional donde, ante la Prensa, Farré se defenció de dichas acusaciones: «Estoy muy tranquilo –dijo a Efe–. Pronto se sabrá el verdadero trasfondo y alcance de estas falsas acusaciones y de todo lo que se ha maquinado contra mí. Se trata de una maniobra para mancillar mi honor, para desprestigiarme, con la cual estoy sufriendo yo y sufre mi familia». Por el momento, el juez no ha dictado ninguna medida cautelar. Pedro Farré era uno de los hombres de confianza de Teddy Bautista. Su defensa radical del cobro de los derechos de autor le valió el favor del entonces presidente de la entidad: tras dejar de ser jefe de gabinete en 2009, se convirtió en director de relaciones institucionales.


Una limpieza desde dentro
Este nuevo golpe para el anterior equipo directivo de la entidad tiene su origen en la SGAE misma. Después del comienzo de la investigación por parte de la Audiencia Nacional, la entidad decidió poner en marcha una comisión de investigación paralela que, según un miembro de la entidad, «comunicará cualquier irregularidad que se detecte al juez o la Guardia Civil. En este caso, contrastamos la información aparecida en la Prensa con documentación interna, y constatamos un presunto uso indebido de la tarjeta de crédito».