No nos basta con las raíces por Jaume PUJOL

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El 7 de noviembre de 2010 Benedicto XVI estará en Barcelona para dedicar el templo de la Sagrada Familia. Con este gesto el Papa sigue las huellas de su antecesor, que quiso rezar el Ángelus en ese mismo lugar el 7 de noviembre de 1982. Aquel día, Juan Pablo II se refirió a «este magnífico templo debido a la inspiración de un alma particularmente sensible a todo lo eclesial, como el padre Josep Manyanet i Vives, y obra de arte del genial maestro Antoni Gaudí». Juan Pablo II afirmó en aquella ocasión que Barcelona, «cap i casal», es admirada por su dinamismo, por su ánimo acogedor hacia gentes originarias de otras regiones de España, y por abrirse a la fraternidad cristiana.

Añadió que el templo de la Sagrada Familia recuerda «otra construcción hecha con piedras vivas: la familia cristiana, célula humana esencial, donde la fe y el amor nacen y se cultivan sin cesar». Dios quiera que la visita de Benedicto XVI sea un impulso a la tan necesaria revitalización de la familia cristiana y con ella de la espiritualidad del pueblo de Cataluña. Nuestro país tiene raíces cristianas, como los obispos de Cataluña quisimos poner de relieve en un conocido documento. Pero las raíces no son suficientes si no se deja crecer el árbol, y necesitamos que nuestra fe se convierta en un árbol gigante, que pueda dar sombra a todos cuantos busquen descanso a su lado en la sociedad de nuestra época; y que produzca los frutos de paz y fraternidad tan necesarios.


Jaume PUJOL es arzobispo metropolitano de Tarragona y primado de la Tarraconense