García Cirac apuesta por el patrimonio para acrecentar la identidad regional

SALAMANCA- La Fundación Villalar financiará con mil euros cada una de las cinco becas para el Máster en Evaluación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico que se impartirá en la Universidad de Salamanca (USAL), por decimotercer año conecutivo, a medio centenar de alumnos de la Comunidad y de otras partes de España y del mundo a partir de noviembre y hasta mayo de 2013 .

La presidenta de esta Fundación y de las Cortes regionales, María Josefa García Chirac, firmaba ayer este importante acuerdo de colaboración con el rector de la USAL, Daniel Ruipérez, y destacaba la importancia del conocimiento y de la educación para consolidar y acrecentar el sentimientopertenencia a una comunidad. La Historia de Castilla y León constituye su principal riqueza y el verdadero tesoro», señalaba, tras recordar la necesidad de dedicar todos los esfuerzos posibles a la protección, preservación y difusión del patrimonio. «Siempre valdrá la pena y redundará en nuestro propio beneficio».

Respecto al Máster, la presidenta del Parlamento autonómico destacaba que ofrece una formación de primer nivel en todo lo concerniente al análisis del patrimonio, y explicaba que el prestigio de este Máster se cimenta sobre tres pilares fundamentales: docentes de sobresaliente preparación, unos contenidos planteados con rigor y seriedad, y unos alumnos celosos de su formación práctica en un sector en desarrollo.

Atracción turística
Por su parte, Daniel Hernández Ruipérez recordaba durante su intervención la amplia tradición y conocimientos de la Universidad de Salamanca en el cuidado, mantenimiento y gestión del patrimonio histórico artístico. Y puso como ejemplo al respecto la la musealización del patio de escuelas del edificio histórico de la institución, «que -dijo-ha conseguido poner en valor la historia que le caracteriza para que los visitantes la puedan conocer.

En este sentido, destacaba la importancia que el patrimonio histórico-artístico tiene como elemento de atracción para el turismo así como fuente de trabajo y de riqueza para los castellanos y leoneses, en general, y para los salmantinos, en particular.