ETA de la pantomima a la «kale borroka»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ya no sorprende, si acaso causa hartazgo, que ETA y su entorno hablen de procesos de paz, como el que se escenificó ayer cuando los presos etarras firmaron su adhesión al «Acuerdo de Guernica». Es el mismo guión de siempre de los terroristas para colarse en las instituciones sin renunciar a las armas. Y mientras se aplaude desde el PSOE y el PNV la pantomima, la «kale borroka» reaparece en las calles de Bilbao y, tras ella, asoma la patita de una Batasuna que administra la ominosa sombra de ETA.



Cuando los toros son sinónimo de libertad
Cuando miles de personas claman por la libertad en La Monumental y por las calles de Barcelona es que se están vulnerando derechos fundamentales. El sectarismo y la inquina nacionalista han provocado que se vincule la libertad con la Fiesta, así que los catalanes ya tienen otro motivo de peso para reivindicarla: defender el derecho a elegir libremente.



La «lluvia ácida» que amenaza a la sociedad
De la secularizada Berlín a la católica Friburgo, pasando por Erfurt en la antigua RDA, Benedicto XVI ha cumplido la promesa que hizo al comienzo de éste su tercer viaje oficial a Alemania: «Sólo vengo a hablar de Dios». El Papa ha hablado sobre los peligros que se ciernen sobre las sociedades que prescinden de Dios, pues acaban abrazando ideologías y sistemas como el nazismo y el comunismo, la letal «lluvia ácida» que destruye al hombre y esteriliza moralmente a las comunidades.