El Rey entrega a Gregorio Peces Barba el Premio Pelayo para Juristas

Su larga trayectoria en el ámbito jurídico y su contribución a la sociedad le han hecho valedor a Gregorio Peces Barba del XVI Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio, organizado por el Foro Jurídico Pelayo

En un acto celebrado ayer en el Casino de Madrid, el que fuera ponente de la Constitución recibió el premio, dotado con 30.000 euros, de manos de Don Juan Carlos, presidente de honor del acto. Landelino Lavilla, presidente del Jurado, desentrañó las claves que han hecho de Peces Barba merecedor del galardón. «Su personalidad se forjó de un modo equilibrado, por la concurrencia de su vocación de jurista y su voluntad de servicio a los intereses de los españoles», dijo Lavilla, que sustituía en la presidencia del Jurado al fallecido Sabino Fernández Campo. Para Lavilla, «su vida es una muestra de la tensión existente entre el intelectual y el político».

Peces Barba se acordó de todas aquellas personas «que me han impulsado en mi vocación». El que fuera presidente del Congreso de los Diputados afirmó que «junto con mi familia, mi profesión de jurista es lo más importante para mí. Afortunadamente, he realizado tareas honrosas para España, a la que quiero con toda mi alma».

El jurista afirmó que siempre se ha guiado en su tarea «por la ética al respecto de la dignidad humana, aceptando siempre la duda y la crítica, y rechazando el odio y la envidia». Por último, reconoció que, «desde la modestia y un silencio discreto», siempre se ha dedicado «a sembrar semillas en mi amor por el derecho».

La mesa de autoridades estuvo integrada por José Bono, presidente del Congreso de los Diputados; Javier Rojo, presidente del Senado; María Emilia Casas, presidenta del Tribunal Constitucional; José Carlos Divar, presidente del Consejo General del Poder Judicial; Francisco Caamaño, ministro de Justicia; Vicente Álvarez Areces, presidente del Principado de Asturias; María Luisa Cava de Llano, defensora del Pueblo, y José Boada Bravo, presidente de Pelayo.