Juan Diego: «Le he dado a Armada un toque shakespeariano»

Con firma propia. Profesión: actor. Nació: en 1942, en Bormujos (Sevilla). Por qué está aquí: interpreta a Armada en la película «23-F», de Chema de la Peña, que se estrena hoy.(Ediciones B).

Juan Diego: «Le he dado a Armada un toque ''shakespeariano''»
Juan Diego: «Le he dado a Armada un toque ''shakespeariano''»

–Estamos en pleno aniversario del «23-F», ¿30 años no son nada?
–Hay que mirar adelante, siempre adelante.

–¿Por qué motivo daría usted un golpe de Estado?
–Bajo ningún concepto, nos ha costado mucho lograr este sistema imperfecto. Tenemos que avanzar no sólo en libertades, sino también en el terreno social.

–Quién le iba a decir a usted que el cine le iba a vestir tantas veces de militar, incluso de Generalísimo. ¿Cómo se ve de uniforme?
–De joven soñaba con hacer teatro, pero nunca cine, porque lo veía lejano. Me sentí muy cómodo como su Excelencia. He interpretado a tres personajes militares, otros tres que eran actores, pero sólo llevo un homosexual. Espero acabar la trilogía.

–¿No hubiera preferido encarnar a Tejero, aunque sólo fuera por pronunciar aquello de «quieto todo el mundo».
–No, porque Paco Tous está enorme, es una maravilla que él lo haya interpretado. Yo prefería más a Armada porque quería darle un toque más shakespeariano, cercano a Ricardo III. En un día de tantos gritos,él opta por la disuasión.

–Según el guión del filme, ¿no le parece un tanto pusilánime?
–Él trata de permanecer ajeno, pasar todo el día disimulando. En una secuencia le ponen al teléfono a Milans del Bosch y le habla como aquel que pregunta qué tal la merienda... Él no quería mostrar sus planes hasta que le tocara entrar en el Congreso.

–Por todo eso que oculta, se ve al personaje como encogido.
–Está como de incógnito, por eso quería huir de la prestancia y el estereotipo militar.

–Si hubiera que simplificar mucho la película, podríamos decir que el bueno es el Rey y el malo, Armada.
–Es que él se siente traicionado porque nadie, excepto Milans, habló con él, y sin embargo, estaba en boca de todo el mundo.

–¿Y en ninguna situación se ha dicho de Juan Diego aquello de «ni está ni se le espera?
–No, no, yo siempre he estado y se me sigue esperando. Sigo haciendo todo lo posible por que así sea.

–Los títulos de crédito acaban con las condenas que se le impusieron a cada uno de los protagonistas. Alguien que veía el filme a mi lado decía: «Qué barato sale dar un golpe de Estado en España».
–Sí, Tejero llevaba un par de años con el golpe bajo el brazo. De todas maneras, creo que se ha producido un punto de inflexión después de aquello y las Fuerzas Armadas ya están en otros caminos, han desaparecido esos fantamas del pasado.