Alegre reconoce la derrota y felicita a su rival Aníbal Cavaco Silva

El candidato socialista Manuel Alegre reconoció su derrota en los comicios presidenciales celebrados hoy y felicitó a su principal rival Aníbal Cavaco Silva, que salió reelegido en la primera vuelta.

Alegre compareció en un céntrico hotel lisboeta hacia las 22.00 horas GMT, vitoreado por sus seguidores y con la presencia entre el público del primer ministro, José Sócrates, ante los que defendió la "legitimidad"de la elección realizada por el pueblo portugués y expresó su deseo de que Cavaco "contribuya a la estabilidad política y social del país".

"Quien perdió este combate fui yo, no el partido", subrayó el histórico dirigente socialista, quien contó también con el apoyo del Bloque de Izquierda y terminó segundo en estos comicios con el 19,7 por ciento de los votos.

Alegre congregó menos apoyo en esta ocasión que en las elecciones presidenciales de 2006, cuando alcanzó el 20,7 por ciento de los votos pese a su condición de independiente, seis puntos por encima del entonces candidato socialista, Mário Soares.

Su rival, Cavaco Silva, salió hoy reelegido con el 53 por ciento de los votos, casi tres puntos más que hace cinco años.

Interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de sus seguidores, el dirigente admitió que no logró su objetivo de forzar la segunda vuelta -para ello Cavaco debería haber reunido menos del 50 por ciento de los votos-, y recordó su trayectoria política desde los años 60, cuando luchó desde el exilio contra la dictadora.

"En democracia no es vergüenza perder, la vergüenza es ir al combate y no saber por qué se lucha", insistió.