Libros

Las estrellas de Rota se van a África

María Botto, Ana Torrent, Nur Al Levi y la directora del CNC-Sala Mirador protagonizan «Memento Mori»

Está claro quién es la madre, la maestra, la directora habitual y la creadora de la idea. Cristina Rota asume el papel de líder también en esta entrevista, mientras María Botto y Nur Al Levi escuchan y aportan alguna respuesta y Ana Torrent se hace un ovillo en la silla y mira desde el fondo de unos ojos que podrían ser melancólicos, si uno no sospechara que más bien delatan una timidez extrema. Están casi en familia: ríe Torrent cuando se le dice que si ella es también hija de Cristina Rota: «¡Me considero parte de la familia, sí!». Porque Nur y María lo son, de verdad. Y en escena también. Estrenan las cuatro –y una quinta cara conocida, Goya Toledo, aunque ausente en esta entrevista– una obra de teatro sobre África, sobre armas y mentiras, esas cosas que en Europa a menudo preferimos enterrar bajo la alfombra haciendo «zapping» cuando aparecen en el Telediario. «No sé lo que pasa en otros países, pero quizá en España seamos un pelín indiferentes», lamenta la veterana actriz. El nuevo montaje se titula «Memento mori», está escrito por Borja Ortiz de Gondra y dirigido por Jaime Chávarri, y ha reunido a algunos de los rostros más conocidos de la escuela que dirige Rota, el Centro de Nuevos Creadores. Se estrena el próximo 6 de agosto en Avilés, aunque no todas las actrices coincidirán en escena: Ana Torrent, María Botto y Goya Toledo comparten papel, y se alternarán durante la gira. «Es una idea que nace de la necesidad de buscar algún hueco. Está muy difícil sacar el teatro adelante, y también el cine, y si sale algún proyecto hay que cogerlo», reconoce María Botto.Como en familia«La idea es de Cristina, después, durante un año, Borja ha estado estudiando la obra… Y luego apareció Jaime», resume Botto sobre la génesis del proyecto. «Estamos trabajando desde hace dos años, y nos ha costado. Sobre la idea de "Los fusiles de la madre Carrá", la premisa es que no se puede mirar para otro lado. La historia, la sociedad, siempre enferma, y al final es castigada por su falta de memoria y de compromiso con la vida», corrobora Rota, que da vida a Sofía, una fotógrafa célebre en pleno bloqueo creativo. Las vidas de sus hijas, Irene y Carlota, una reportera de guerra y una estudiante de medicina casada con un diplomático, girarán en torno a unas fotos comprometedoras en un ignoto país africano. «Todos en Occidente venden armas, bajo cuerda, a través de la Comisión de Desarme, a los países de Oriente y Oriente Medio». Y España no se libra. «Estaba cuarta y ahora está sexta en esa lista», aporta Nur Al Levi. Cristina Rota casi se indigna cuando se le pregunta por el compromiso en el arte: «¡Hasta una cucaracha está comprometida con su vida! ¿Cómo puede el teatro no estarlo? Haga lo que haga, está expresando un momento cultural de un país, una sociedad, una cosmovisión del mundo». Eso sí, tiene claro que «el arte no cambia el mundo, lo que lo cambia es la militancia». Y matiza su hija Nur: «Hay muchos prejuicios. No siempre estar comprometido es hablar de cosas serias. A veces parece que haya que separar lo lúdico y el compromiso».Cuenta Rota que conoce a Ana Torrent desde hace 27 años. «Estudié arte dramático con ella y luego me preparó muchos trabajos. Es verdad que hacía tiempo que no hacíamos nada juntas. Pero tenía muchas ganas de volver», reconoce la alumna. Y la maestra le arroja en broma: «Por culpa de ella». O de la vida y sus vaivenes, sin más. Aunque entre medias han tenido tiempo de preparar otro proyecto, «Hablar», esta vez una película en la que coinciden las cuatro otra vez. Una creación colectiva de los actores en la que echa un cable en la escritura Joaquín Oristrell. Además, la protagonista de «Tesis» tiene pendiente de estreno «There be dragons», un filme sobre Escrivá de Balaguer y la Guerra Civil a las órdenes de Roland Joffé («La misión»). No es la única con proyectos: Botto rodará «Wave», con María Ripoll. Torrent, Botto y Toledo son a su vez viejas amigas. «Nos conocemos desde hace 18, 19… Bueno no sé cuántos años. Nos vemos continuamente, a menudo en casa de María», cuenta Torrent. «Con Goya estudié interpretación, la conozco desde que tenía 12 años», añade Nur Al Levi. También a Roberto Drago, el diplomático de esta historia lo conocen de hace tiempo, pues es otro rostro salido de la «cantera» de la Mirador. «Los vínculos entre todas nosotros son muy fuertes», añade Nur Al Levi. Penélope Cruz, Ernesto Alterio, Marta Etura y Alberto San Juan entre otros han pasado por sus aulas de Lavapiés. «Yo era muy consciente de que en esta obra íbamos a estar en casa, pero no de la cantidad de nexos que hay entre todos», aclara Nur Al Levi.