Inés Ortega: «Chuparse los dedos crea un clima sensual»

Con firma propia. Profesión: cocinera. Nació: en 1951, en Madrid. Por qué está aquí: por su libro «Cocina fácil para solteros»(Serie Para Dummies. Planeta).

Inés Ortega: «Chuparse los dedos crea un clima sensual»
Inés Ortega: «Chuparse los dedos crea un clima sensual»

–«Cocina fácil para solteros». Casi todos prefieren el menú del bar de al lado. ¿Qué les dice para convencerlos de que es mejor cocinar?
–Que es más sano, divertido y barato.

–Aconseja comprar los productos que están arriba o abajo en las estanterías de los supermercados...
–Sí: los que están a mano son los que más les interesa vender porque dejan un mayor beneficio. Son los más caros.

–Tiempos de crisis: ¿otro consejo para ahorrar?
–Comprar productos de temporada y marcas blancas.

–Hacer la compra, cocinar, limpiar. ¿Quién tiene tiempo para todo eso?
–Cualquiera. Yo hago menús en menos de 30 minutos. El «no tengo tiempo para nada» es la gran disculpa de esta época.

–Lo que fastidia más es limpiar después de cocinar...
–Sobre todo a los hombres, que lo dejan todo patas arriba y sucio. Para animarse a limpiar, yo recomiendo buen humor y música alegre de fondo.

–¿Una receta para los indignados?
–Que aprendan a cocinar y que cuiden la higiene en las acampadas.

–Es nieta de Ortega y Gasset. ¿Tiene más de Ortega que de Gasset?
–De ambos por igual (risas). De mi abuelo heredé el amor por los libros y el placer de rodearme de gente inteligente.

–¿Qué plato se le resiste?
–Me costó hacerme con el tocino de cielo.

–Hay mucha confusión sobre lo que es bueno y lo que es malo. ¿Qué es malo para usted?
–Comer en exceso. Aquí tendemos al exceso en todos los sentidos.

–Paco Roncero afirma que hay que filosofar menos y cocinar más...
–Últimamente los chefs filosofan en exceso. Es la moda: todos quieren ser Ferran Adrià y todas quieren ser Belén Esteban.

–La mayoría de los solteros aprenden recetas para ligar, ¿no?
–Sí, muchos. La cocina ayuda a seducir, no hay duda.

–Escribe: «Si has ligado y la invitas a cenar, escoge platos que se puedan comer con las manos...». ¿Y eso?
–Chuparse los dedos crea un clima sensual.

–Anímese: ¿qué otra cosa crea un clima erótico-festivo?
–Lo clásico: luz tenue, velas, música adecuada. Y un buen vino.

–¿Cree en los afrodisíacos?
–No mucho. Pueden servir la trufa, las ostras, el caviar, el champán...

–Siempre lo más caro. ¿Por qué no servirán las pipas?