El gasoducto «South Stream» entre Rusia y Bulgaria más cerca

La compañía rusa Gazprom y el Holding Energético Búlgaro han firmado hoy en Sofía, en presencia del primer ministro ruso, Vladimir Putin, y su homólogo búlgaro, Boiko Borisov, un convenio clave para la construcción del tramo búlgaro del gasoducto "South Stream".

El presidente búlgaro Georgi Parvanov junto a Vladimir Putin en Sofia
El presidente búlgaro Georgi Parvanov junto a Vladimir Putin en Sofia

El documento que establece la creación de "South Stream Bulgaria Ltd", una empresa de riesgo compartido para el citado trabajo de construcción, fue suscrito por el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, y la directora del Holding Energético Búlgaro, Maya Hristova.

La firma del convenio se considera el último paso antes del inicio de la realización del proyecto de gasoducto destinado a suministrar gas ruso a Europa y que compite con "Nabucco", promovido por la UE. De este modo Sofía confirmó su participación en el gasoducto, que debería empezar a funcionar en 2015.

El documento ha sido firmado antes del empezar la rueda de prensa conjunta de Putin y Borisov, quien mantuvieron más de hora y media de conversaciones. La visita de Putin es la primera que efectúa al país balcánico tras la subida al poder de Sofía, a mediados de 2009, del partido conservador, GERB, de Boiko Borisov, quien ha cuestionado la aprobación de proyectos energéticos que ya habían sido pactados con la anterior administración búlgara.

Entre los planes que el Ejecutivo de Borisov había planteado inicialmente abandonar estaban el de "South Stream", así como la planta nuclear de Belene y el oleoducto desde el puerto búlgaro de Burgas, en el Mar Negro, hasta el griego de Alejandrópolis, en el Egeo.

Pero a pesar de esta dura posición demostrada por parte de Sofía, Borisov recibió a su homólogo ruso a la escalera del avión, abrazándole como un viejo amigo. Horas antes de la visita, el gigante Gazprom comunicó hoy a los medios rusos que había preparado una oferta sobre el precio de gas para Bulgaria, que prevé un decline del combustible azul de entre el 5% y el 7% 7 por 1.000 metros cúbicos antes del final del 2012.

"Esta oferta fue la tentación que Rusia propuso a Bulgaria para firmar el convenio de South Stream", confirmó a Efe una fuente del Gobierno búlgaro que pidió el anonimato. El "South Stream", con un coste de 8.600 millones de euros, tiene previsto bombear anualmente hasta 63.000 millones de metros cúbicos de gas procedente del Caspio hasta Bulgaria, a través del mar Negro, y luego a los Balcanes y a otras zonas de Europa.

Rusia ha concertado acuerdos con Bulgaria, Serbia, Hungría, Grecia y Eslovenia para el tendido y la explotación de los correspondientes tramos nacionales, cuya construcción está a cargo de Gazprom, la italiana ENI y la francesa EDF.

Moscú planea que el gasoducto, ideado como una alternativa a la ruta ucraniana, empiece a funcionar el 31 de diciembre de 2015 y ha invitado a sumarse al proyecto a otros países interesados, como Austria y Bosnia-Herzegovina.