El Atlético no tiene gol (0-0)

El Granada plantó cara a los rojiblancos en un partido de ida y vuelta n Los de Manzano, flojos y sin puntería

El meta Roberto se propuso tener su portería a cero y lo consiguió. En la imagen despeja el balón ante la acometida de Domínguez y Tiago
El meta Roberto se propuso tener su portería a cero y lo consiguió. En la imagen despeja el balón ante la acometida de Domínguez y Tiago

Las teorías de Manzano de tener el control del juego, a través del balón y la posesión, las desbarató Fabri con un planteamiento valiente, ofensivo, con el que el Granada trató de hurgar en las heridas defensivas del Atlético con rápidas transiciones y un juego alegre. Y el partido resultó entretenido, sin dueño, con alternativas y con la conclusión de que los madrileños no han encontrado todavía la varita mágica para doblegar a rivales de inferior categoría. No es que Falcao estuviera dormido, que lo estuvo durante varios minutos, tampoco es que Reyes siga negado ante el gol o que el trivote de Manzano no anduviera muy fino para corroborar que al Atlético le falta poso, experiencia y sabiduría. Porque no es normal que en el primer cuarto de hora Uche rematara solo al poste o que Mainz, también de cabeza, diera el segundo aviso. El manual de Manzano, con el que ha aparecido en las fotos, no se cumplía y el Atlético veía cómo la rapidez del Granada y su mejor colocación le obligaban a replegarse, a no estar cómodo y a soltar la pelota muy pronto.
Diego era el único que aparecía para poner la pausa, para buscar pases a Falcao y Reyes, que falló la mejor ocasión del primer tiempo. Un periodo en el que el conjunto de Fabri fue mejor, con más ideas y con un remate muy claro de Siqueira, tras una acción polémica de Tiago ante Uche.
A Juanfran como lateral derecho le tocó bailar con Benítez, rápido e incisivo, mientras Miranda y Geijo mantenían una particular guerra por arriba y por abajo. Abel, Fran Rico y Martins se pegaban literalmente con Tiago, Gabi y Mario. El Granada jugaba sus bazas con criterio, dentro de su modestia, y el Atlético se desesperaba, vivía de los detalles de Diego y poco más.
Y no cambió mucho el panorama tras el descanso. El partido se embarulló, aparecieron las tarjetas por falta de precisión y Manzano se vio obligado a tirar de banquillo para cambiar el guión. Assunçao y Adrián saltaron al césped para buscar más el área de Roberto. Pero siguió faltando el gol, y sin gol no hay paraíso.
También Fabri jugó sus cartas. Se fue Benítez, lesionado, y entró Mollo. La velocidad era la baza del Granada ante un Atlético que quería pero no podía y que comprobaba cómo Reyes desaprovecha sus opciones. Fue el sevillano el que más remató, pero nunca encontró portería y cuando fue Adrián el que se asomó al área apareció Roberto.
Se fue Falcao, con más pena que gloria, y el Atlético acometió el último cuarto de hora dispuesto a todo. El Granada, a la contra, provocó más de un susto. Geijo chocó con Courtois y el meta pidió el cambio cuando ya se habían hecho los tres. Eran los coletazos de un partido en el que Fabri supo parar al Atlético y en el que el Granada, mejor en el primer tiempo, se dejó el alma. Los de Manzano, flojos y sin puntería.


- Ficha técnica:
0 - Granada CF: Roberto, Nyom, Siqueira, Mainz, Íñigo López, Fran Rico, Abel Gómez (Mikel Rico, m.68) Martins, Uche (Franco Jara, m.75), Dani Benítez (Mollo, m.68) y Geijo.
0 - Atlético de Madrid: Courtois, Juanfran, Filipe Luis, Miranda, Domínguez, Mario Suárez (Assuncao, m.56), Gabi, Tiago (Adrián, m.56), Diego, Reyes y Falcao (Pizzi, m.75).
Árbitro: Turienzo Álvarez (Castellano-leonés). Mostró cartulina amarilla a los locales Fran Rico, Martins y Nyom; y a los visitantes Gabi, Tiago, Juanfran, Miranda y Assuncao.
Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de Liga en Primera división disputado en Los Cármenes ante más de 22.000 espectadores, prácticamente lleno.