Michel Temer vicepresidente electo político experimentado en el arte de las alianzas

El vicepresidente electo de Brasil, Michel Temer, es un abogado y experimentado político de 70 años, nacido en una familia de origen libanés, que desde el segundo cargo del poder Ejecutivo tendrá ante sí el reto de tejer las alianzas políticas del nuevo Gobierno.

Temer, actual presidente de la Cámara de Diputados, es el compañero de fórmula de la presidenta electa, Dilma Rousseff, y su candidatura como vicepresidente afianzó la continuidad del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la mayor colectividad política del país, en la coalición de Gobierno.

La postulación de Temer para ser candidato a la Vicepresidencia no fue unánime, pues a pesar de ser el presidente nacional del partido, el PMDB enfrenta una división interna, razón por la cual la unificación en 2011 será un reto del nuevo vicepresidente.

Temer, tres veces presidente de la cámara baja, tiene como aliado en el PMDB al presidente del Senado y ex presidente de la república José Sarney, uno de los artífices de la coalición que ha respaldado a Luiz Inácio Lula da Silva en sus dos mandatos como jefe de Estado.

"Seré un vice en los límites de la Constitución Federal. Seré extremadamente discreto, como conviene a un vicepresidente", declaró Temer cuando fue escogido, en junio pasado, como candidato a vicepresidente, para acallar las críticas de sectores del Partido de los Trabajadores (PT) disconformes con la alianza con el PMDB.

Michel Miguel Elías Temer Lulia nació en Tieté, municipio del estado de Sao Paulo, en septiembre de 1940, en el seno de una familia de inmigrantes que llegó a Brasil en 1925 procedente de Betabura, región de El Koura, en el norte del Líbano.

Abogado de la Universidad de Sao Paulo (USP) y con una especialización en derecho constitucional de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de la misma ciudad, Temer está casado por segunda vez y es padre de cuatro hijos.

El vicepresidente electo ha sido profesor de la PUC y de la Facultad de Derecho de Itú (Sao Paulo), de la que fue uno de los fundadores.

Autor de cuatro libros sobre derecho constitucional, tiene experiencia en asuntos de seguridad pública puesto que fue secretario de esa rama en dos oportunidades en el estado de Sao Paulo, donde también ocupó el cargo de procurador general.

Como secretario de Seguridad Pública de Sao Paulo, Temer creó la primera comisaría especializada en atención a las mujeres víctimas de la violencia.

Si en algún momento Rousseff tiene que delegar la Presidencia en Temer, el sillón no le será extraño puesto que ya ocupó el cargo de manera interina durante cuatro días en 1998 y uno en 1999, ante la ausencia temporal del presidente de entonces, Fernando Henrique Cardoso, y de su vicepresidente Marco Maciel.

La Constitución brasileña establece que el titular de la Cámara de Diputados es el segundo en la línea de sucesión, detrás del vicepresidente de la república.

Antes de asumir la campaña electoral junto a Rousseff, Temer tuvo que enfrentar una serie de denuncias que involucraban su nombre en escándalos de corrupción, pero que no trascendieron para inhabilitarlo.

En la llamada "Operación castillo de arena", que investiga supuestas corruptelas de una constructora, el nombre de Temer apareció 21 veces en listas de contabilidad paralela de la empresa, situación negada por el político.

En otra operación realizada este año por la Policía Federal en Brasilia, llamada de "Caja de Pandora", Temer fue señalado como beneficiario de un esquema de corrupción que involucraba a políticos y empresas.