ANÁLISIS: Revolución técnica en 2012 por José Santos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

–¿Qué cambia en el reglamento de la próxima temporada?
–Parece que está de moda ser revolucionario. Tanto Red Bull (¡Enhorabuena!) como Ferrari prometen coches revolucionarios a pesar de que el reglamento 2012 cambia poco. Se prohíben los difusores soplados (la clave de Red Bull que tanto tiempo tardaron los rivales en copiar) y se limita la altura del chasis en la parte delantera para frenar la tendencia de levantar la nariz permitiendo más flujo de aire hacia el difusor, algo que potenció Newey en sus diseños recientes en los coches energéticos.

–¿Qué debe mejorar Ferrari?
–Viendo cómo va la temporada, se hace imprescindible buscar una geometría de suspensión que caliente las ruedas pronto en la sesión de clasificación, principal caballo de batalla en Ferrari, que ha sufrido muchos problemas en este sentido y que no las fatigue demasiado en carrera. El DRS (flap elevable para aumentar la velocidad punta en el alerón trasero) dará juego también porque como el reglamento limita la distancia máxima respecto al plano principal al pivotar sobre el extremo trasero, un flap más corto permite, a igualdad de elevación, quedarse mucho más plano y por tanto ganar más velocidad. La distancia entre ejes será otro punto clave en los nuevos coches. Cuanto mayor es, resulta más estable en curvas rápidas y más torpe en las lentas, pero viene limitada por el reparto de peso obligatorio de 2011. Un reparto inteligente del peso en el coche puede dar más margen en ese factor tan crítico.

–¿Y la aerodinámica?
–Como siempre, la aerodinámica será un aspecto fundamental, especialmente tratando de conseguir que el inevitable flujo turbulento de las ruedas moleste lo menos posible al empezar a girarlas a la entrada de las curvas. En Ferrari han avisado de que el coche de 2012 será muy «rompedor», y nada conservador como ellos mismos definieron al F150 de este año. Y en Red Bull, Newey ha confirmado que no se han dormido con los éxitos conseguidos en los últimos años. Promete un coche ganador.
 

José Santos
Ingeniero de Fórmula-1