Chacón pide a la UE que prorrogue el adiestramiento de somalíes que lidera España

España presionará en la Unión Europea para que se prorrogue la misión de adiestramiento del Ejército somalí que actualmente lidera nuestro país en Uganda, pese a que no solicitará seguir al mando.

Carme Chacón
Carme Chacón

Como adelantó LA RAZÓN el lunes, la UE quiere mantener la misión pero no ha logrado encontrar aún un país que la lidere después de que España ceda el mando. El balance que tanto los mandos militares como el Ministerio hacen del año de trabajo en Uganda, donde se forman los soldados somalíes, es muy satisfactorio. De una primera tanda de 1.000 somalíes, 907 pasaron el filtro y ya se han integrado en la misión de la Unión Africana en Somalia, liderada por Uganda, con resultados óptimos.
El 9 de agosto concluirá el segundo de los dos ciclos de formación impulsados por España y entonces, en palabras del jefe de la misión, el coronel Ricardo González Elul, «podremos decir: misión cumplida». La ministra de Defensa, Carme Chacón, reclamará a la UE que «con la mayor brevedad posible» prorrogue un año más la misión porque es «fundamental para erradicar la piratería», cuyo origen está en las costas somalíes, y para luchar contra la franquicia de Al Qaida en Somalia, Al Shabaab. España ya no liderará la misión, pero seguirá teniendo una «notable aportación», según Chacón. Al éxito de la tarea realizada, liderada por España durante 15 meses, hay que sumar que sólo cuesta 5 millones de euros al año a los socios de la UE.
El objetivo ahora será dotar al Ejército del Gobierno Federal de Transición de una estructura de mando que permita extender el control del Ejecutivo legítimo a un país deshecho. El primer ciclo, compuesto por esos 907 efectivos, ha resultado muy exitoso en la lucha contra Al Shabaab. «Todos los "inputs"que hemos recibido de allí son muy positivos», explicó González Elul, que aseguró que no se tiene constancia de deserciones, aunque sí de bajas en combate. La voluntad política de la UE es aprobar la prórroga, pero aún falta la nación que la lidere para formar otros 2.000 efectivos de un Ejército que empieza a dar un cierto peso formal al Gobierno somalí.