Historia

Jamón y toros por Enrique Miguel Rodríguez

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Desde Creta, donde comenzó esto de los toros hasta nuestros días; como el teatro, que también nació en aquellas tierras, la fiesta casi siempre ha estado en crisis. Posiblemente sea el estado ideal para que las cosas vuelvan a la vida y funcionen. Por eso, cuando me encargaron organizar una cena en la Feria de Sevilla con lo taurino como decorado, lo primero que dije fue que en los días de farolillos no se puede organizar nada. Hay demasiados compromisos. Decidimos hacerlo en la preferia, que además es cuando están los carteles más interesantes. El lugar no podía ser otro que el Meliá Colón, que ha sido de siempre el hotel del mundo de los toros sevillano. Y dentro del mismo, El Burladero, restaurante cuyo nombre ya huele a media verónica. A pesar de los cientos de actos que el último viernes se producen en nuestra ciudad, no tuve inconveniente gracias a la generosidad de los amigos para sentar alrededor de una mesa a una serie de personajes con el único objetivo de pasar una velada estupenda con sabrosa tertulia sobre lo que es, no lo olvidemos nunca, la Fiesta nacional, y hacerlo sin más pretensiones que la de unos aficionados. Presidió la marquesa de El Pedroso de Lara, aficionada y de familia ganadera. Le acompañó su marido, José Manuel Lara, presidente del Grupo Planeta, Antena 3 y varios grupos más, todos ellos importantes. Es un hombre que siempre pone sososiego en la discusión más acalorada. Curro Romero «El Faraón», leyenda viva que ama la fiesta tanto que cuando habla de ella parece que su capa se ha vuelto a abrir en La Maestranza. Espartaco, figura grande del toreo, poderío y verdad. Agradecimiento especial para él, pues ha sido éste el primer acto público al que acude en momentos difíciles de su vida personal. Carmen Tello, taurina de siempre y que además tiene la fuerza de la mujer que ama a un torero. Carlos Herrera, para quien el cielo se parece mucho a estar sentado en una buena barrera viendo una faena larga mientras se deleita con un puro corto. Eduardo Miura. Su solo nombre es parte de la historia del toreo, además de ser el presidente de los ganaderos de reses bravas. Mariló Montero, guapa y triunfadora. El francés Francis Wolff, que no tira bombas a las gaditanas, que defiende los toros hasta en el Parlamento catalán. Triunfó como pregonero taurino de este año, recibiendo la alternativa del mismísimo Carlos Herrera. La tertulia estaba tan animada que eran casi las tres de la madrugada cuando se salió de El Burladero a la calle. Mientras haya aficionados como los de esta cena y toreros como El Juli, que ese mismo día abrió la Puerta del Príncipe sevillana, el toreo seguirá vivo. Lo dicho: si los toros en vez de con pan son con jamón, mucho mejor.