ANÁLISIS: Un serio riesgo para la banca por Carlos RODRÍGUEZ BRAUN

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Por qué es grave la situación de Grecia?
– Porque sus gobernantes expandieron el gasto público por encima de los ingresos hasta llegar a niveles de deuda pública del entorno del 150% del PIB, y no hicieron las reformas liberalizadoras necesarias para que el país creciera.

- ¿Pasa algo parecido en Japón?
– Las autoridades japonesas también emprendieron políticas intervencionistas que detuvieron el crecimiento, pero la situación es diferente por dos razones. Una: la deuda japonesa está principalmente en manos de ciudadanos japoneses. Dos: está denominada en yenes. En el caso de Grecia, su deuda pública está denominada en euros, una moneda que no controlan sus gobernantes, y un porcentaje importante está en manos de extranjeros, en particular bancos alemanes y franceses, y también del Banco Central Europeo, que incumplió sus compromisos en este sentido.

- ¿Puede Grecia seguir endeudándose?
– Sólo si le prestan los gobiernos. De ahí las tensiones en el seno de la UE. Visto el fracaso de los planes de ayuda anteriores, la UE no puede seguir echando dinero en un pozo sin fondo: eso explica que se le impongan a Grecia condiciones cada vez más estrictas en términos de ajuste. No parece que funcionen, no podrá pagar su deuda y los gobiernos europeos no soportarían la presión de sus ciudadanos si continúan y crecen las ayudas a los países díscolos, incluso aunque sea una ayuda de la que se benefician sus propios bancos.

- ¿Qué puede pasar?
– Grecia puede suspender pagos, salir del euro y devaluar. También podría hacerlo dentro del euro, pero sentaría un peligroso precedente; Islandia suspendió pagos, pero tiene moneda propia. La otra solución es la reestructuración de la deuda, que no es suspender pagos, sino pagar menos. De ahí que se vuelva a pensar en esquemas como el «Plan Brady» de los años 80, mediante el cual los bancos con deudas latinoamericanas canjearon préstamos por bonos.

- ¿Qué impacto tienen estas perturbaciones sobre España?
– Nuestra exposición a la deuda griega es reducida, por lo que el daño viene por la subida de tipos, que castiga especialmente a la banca, a empresas endeudadas y a la Hacienda Pública.