El movimiento se demuestra bailando

El ciclo Danza en la Villa abre una semana repleta de propuestas de baile, incluido mucho flamenco, desde Sara Lezana a Belén López y Cecilia Gómez

Cecilia Gómez homenajea a la Duquesa de Alba en «Cayetana, su pasión»,

La danza es la única opción escénica que esta semana se atreve a hacerle sombra a una cartelera dominada por el Festival de Otoño en Primavera –que también aporta lo suyo en cuestión de coreografías–. Y lo hace con un menú variado en el que destaca el ciclo Danza en la Villa organizado por el Teatro Fernán-Gómez. Pero habrá varias propuestas más, con mucho flamenco.

Danza en la VillaLa primera parada de este fin de semana en el que Madrid se pone a bailar será en el Teatro Fernán-Gómez. Allí, durante el próximo mes, el ciclo Danza en la Villa recorrerá prácticamente todas las principales escuelas: habrá danza contemporánea, clásica, flamenco... Abren esta cita Laura Hormigón y Óscar Torrado con una coreografía que ya desde el título es clásica: «Petipa in memorian». Para su homenaje al gran coreógrafo han contado con figuras del Ballet Estatal del Teatro de la Ópera de Bashkirian y del Ballet del Teatro de la Ópera de Lviv (la pieza se puede ver hasta este sábado). A continuación (1 y 2 de junio), el ciclo salta al flamenco con «Momentos», de David Coria, Guadalupe Torres y Jonatan Miró; senderos similares recorre el nuevo flamenco de Belén Maya, que en «Bailes alegres para personas tristes» tiene como invitada a otra artista en alza, Olga Pericet (días 4, 5 y 6). El ciclo recorre también la danza española contemporánea con la compañía de Gemma Morado, que trae «Tras la cortina» (9 y 10), y la fusión contemporánea, con «Las estaciones», la nueva propuesta de Larumbe Danza, que presenta el ciclo, en estreno absoluto. A medio camino entre el flamenco y la danza contemporánea está el programa doble que une en una velada a Concha Jareño y Human Dance Project (días 15 y 16). Y puro contemporáneo, muy físico, es «E-vo-lu-tion», de los norteamericanos Koresh (del 18 al 20). Tres piezas, para poder conocer bien a unos vecinos, trae la Companhia Portuguesa de Bailado (del 23 al 25), a la que seguirá el día 27 una sesión con los ganadores de diversos concursos españoles para dar a conocer la nueva producción joven. Arrieritos y Domus del Karo llevarán su flamenco contemporáneo y su nuevo tango, respectivamente, al exterior de la plaza de Colón (el primero, el día 11; el segundo, el 25). El ciclo viaja también hasta el sur de la India para invitar a Rama Vaidyana Than (del 4 al 6 de junio). El ciclo recordará además con proyecciones y una conferencia la tradición de la escuela española y bolera, a través de la experiencia de María Rosa. Teatro Fernán-Gómez. Madrid. Hasta el 27 de junio. 7-15 euros. Tel. 91 480 03 08.«Babel [words]»Un extravagante título encorchetado encierra la pieza con la que regresa a Madrid el coreógrafo Sidi Larbi Cherkaoui, uno de los creadores del momento. Tras verle en «Dunas», junto a María Pagés, ahora se presenta en el Festival de Otoño en Primavera con otro coreógrafo, bailarín y cantante, Damien Jalet, y un artista, el británico Antony Gormley. Juntos forman Eastman, un proyecto reciente, aunque Cherkaoui y Jalet se conocen desde los tiempos de Les Ballets C. de la B. y de la Sasha Waltz Company. Teatro de Madrid. Hoy, mañana y el domingo. De 12 a 22 euros.

«Cuando las piedras...»En los últimos años el nombre de Rocío Molina ha despuntado entre los círculos del flamenco como una de las bailaoras más creativas e interesantes. Su nueva coreografía, «Cuando las piedras vuelen», cuenta con escenografía e iluminación de Carlos Marquerie, dirección musical de Rosario Guerrero, «la Tremendita» y música de Juan Antonio Suárez «Cano» y Paco Cruz. Después del éxito de su anterior trabajo, «Oro viejo», la bailaora (Málaga, 1984) formada con María Pagés y premiada desde sus comienzos en solitario en 2005, vuelve a ofrecer un derroche de energía inspirado en la naturaleza.Teatro de Madrid. Hoy, mañana y el domingo. De 12 a 22 euros.

«Cayetana, su pasión»Uno de los espectáculos más originales en su punto de partida es el homenaje que la bailaora Cecilia Gómez rinde a la duquesa de Alba, en concreto a su pasión por el flamenco y su influencia en este arte. Cayetana Fitz-James Stuart, Grande de España, ha sido también grande de un género que admira y que ha fomentado. Gómez recorre en siete actos otros tantos momentos clave en la vida de la duquesa: así, pasa por las primeras clases de baile que recibió de Enrique el Cojo –al que da vida un invitado especial en este montaje, Antonio Canales–, salta a su amor al mundo del caballo y llega al nexo entre su nobleza y su pasión, con una recreación de una recepción en palacio, «donde ella entra como aristócrata y sale como flamenca», explica la bailaora. Pero también estará su vinculación al mundo de los toros y la influencia de la Semana Santa en su vida.Teatro Lope de Vega. Madrid. Desde el 3 de junio. De 19,90 a 40,90 euros.

«Tres a un tiempo» Belén López propone otro plato flamenco en Alcalá de Henares: un espectáculo en el que se dan la mano, guitarra, cante y baile, los tres pilares del género. La bailaora catalana, que ha compartido escenario con Ángel Corella y ha trabajado con el cineasta Franco Zefirelli, presenta un programa de seguiriyas, tangos, soleares, bulerías y alegrías.Corral de Comedias. Alcalá de Henares. Hoy, mañana y el domingo. De 8 a 12 euros.

El duende de una Grande de EspañaCecilia Gómez homenajea a la Duquesa de Alba en «Cayetana, su pasión», un espectáculo que recorre a través de siete escenas la vinculación e influencia de la protagonista en el flamenco. «Es conocido en el mundo del flamenco que ella ha sido una gran aficionada. Ha apoyado muchísimo a este arte», cuenta la artista. Cada escena estará recreada por un palo diferente, elegidos según las preferencias de la homenajeada, desde alegrías hasta bulerías. Todo, con el visto bueno de la duquesa: la aludida apoya totalmente el trabajo de la coreógrafa: «Vio un ensayo a la mitad del montaje y se mostró encantada. Está conforme con todo. Tiene gustos muy definidos sobre qué le gusta. Por ejemplo, el baile muy femenino y el movimiento de las manos», asegura.