El túnel del AVE obliga a cortar Provença a la altura de la Pedrera

Adif ha empezado las obras para construir una pantalla de pilotes que proteja el emblemático edificio.

La calle Provença estará cortada hasta el próximo 31 de marzo
La calle Provença estará cortada hasta el próximo 31 de marzo

BARCELONA-La tuneladora del AVE ha sorteado el primer obstáculo de envergadura, la Sagrada Familia, y va camino del segundo: la Pedrera. Por el camino, y pese al habitual hermetismo de Adif, se sabe que la tuneladora Barcino ha dejado movimientos de baja intensidad y el hundimiento de un milímetro de la acera a la altura de una pared del templo. En realidad, poca cosa.
La tuneladora afronta una nueva etapa que la llevará a pasar por delante de la Pedrera, otra obra de Gaudí. Adifempezó ayer las obras para construir una pantalla de 33 pilotes al estilo de la Sagrada Familia para proteger el edificio.
Estas obras cortarán hasta el 31 de marzo la circulación de vehículos en la calle Provença, entre paseo de Gràcia y Pau Claris, por lo que el Ayuntamiento ha establecido un itinerario alternativo a través de las calles Pau Claris, Mallorca y Aribau
El arquitecto director adjunto del templo, Jordi Faulí, explicó ayer el detalle del hundimiento. Aun así, aseguró que se trata de «un buen resultado» aunque deben seguir controlando las operaciones en el subsuelo exhaustivamente porque «hay riesgo de que pueda haber problemas» para los cimientos del templo por los cambios del nivel freático tras la perforación del túnel. «Antes del paso de la tuneladora –explicó– ya detectamos un aumento del nivel freático, un aspecto que habrá que vigilar, junto con las posibles vibraciones del terreno» cuando pasen los trenes por el túnel.
Según el arquitecto, el muro pantalla que ha construido Adif para proteger el templo reduce a una cuarta parte el paso del agua, por lo que puede provocar un movimiento de partículas de arena que afecte a los cimientos. La pantalla tiene 230 metros de longitud y está formada por 104 pilotes de 1,5 metros de diámetro y 41 de profundidad, con una separación entre sus ejes de 2 metros.
Faulí, sin embargo, no se abstuvo de criticar el oscurantismo de Adif ya que fueron los técnicos de la Unesco los que aseguraron que la tuneladora ya ha pasado junto al monumento. El ente ferroviario ha ofrecido una información «absolutamente nula» en los últimos meses, aseguró el arquitecto.
Para constatar estos posibles futuros movimientos, los arquitectos de la Sagrada Familia cuentan con varios sensores instalados por Adif y una veintena colocados por los técnicos de la Unesco, especialmente en las fachadas de la Gloria y el Nacimiento.
El conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, por su parte, señaló que «parece evidente que en el estado actual de las obras» del AVE en la zona de Sagrada Familia «no aparece en los sensores (de seguimiento) ningún problema».


Casi 200 sensores
La Unesco ha instalado 20 sensores de alta precisión a lo largo y ancho de la Sagrada Familia para controlar los trabajos de la tuneladora. Estos dispositivos complementan así los 173 sensores instalados por Adif. Así las cosas, los sensores no han detectado movimientos considerables durante los tres días en que la tuneladora Barcino ha trabajado a 37 metros de produndidad, y a 20 metros por debajo de los cimientos del edificio modernista.