Europa

«Badajoz es un nexo de unión económica de Portugal y España»

El alcalde, Miguel Celdrán, confía en que el país vecino pueda mantener sus compromisos y recalca la importancia de la relación con los lusos para la economía

Miguel Celdrán, alcalde de Badajoz
Miguel Celdrán, alcalde de Badajoz

Singular, campechano, imprevisible, directo, castizo. El alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, protagonizó esta semana en el Hotel Abba Triana de Sevilla el encuentro de clausura del ciclo de LA RAZÓN «Los Ayuntamientos, a debate». Acompañado de parte de la corporación municipal pacense y de numeroso público, Celdrán se atrevió con un análisis de la actualidad cáustico e irónico y en el cuerpo a cuerpo con los periodistas de Onda Cero y Antena 3 dejó algunas perlas. Antes, ofreció una conferencia al uso donde destacó las virtudes y oportunidades de su ciudad, pero también abundó en los principales problemas que la acucian. «Badajoz –dijo– está en el centro estratégico de un triángulo de influencia socioeconómica en la Península Ibérica: entre Madrid, Lisboa… y Sevilla».

El regidor insistió en esta idea, «Badajoz es una isla urbana en un inmenso océano rural» e hizo hincapié en que «en medio de esa Extremadura rural, arrinconada y siempre de caminar pausado y con dificultad, nacen el paisaje de la Dehesa y Monfragüe, los cerezos en flor del Jerte y los espacios de la Vera, el retinto y el cerdo ibérico, Mérida y su gloria romana y la Cáceres medieval, el jamón de Jerez, Montánchez o Fregenal y las tortas del Casar o la Serena, el Festival de Teatro clásico y el centro de cirugía de mínima invasión, el Carnaval, la frontera, los pueblos blancos y los embalses, la Universidad y los ríos Tajo y Guadiana… una tierra abrupta y exigente, amable y sacrificada». «Ya no exigimos una capitalidad que oficiosamente tenemos en todo el entorno transfronterizo, un área de influencia que alcanza los ochocientos mil habitantes, a uno y a otro lado de la Raya, y que nos permite mirar con la misma facilidad a Lisboa que a Madrid», apostilló el responsable municipal.

Ahora que Portugal pasa por sus peores momentos, Celdrán quiso reivindicar que «la compleja relación con el país vecino ha dado paso al mejor de los posicionamientos en las relaciones entre los dos estados». Sobre las conexiones, Celdrán avanzó algunas mejoras genéricas «en un horizonte de unos años, que ojalá sean menos que más, la ciudad estará conectada a través del Tren de Alta Velocidad con Madrid en algo menos de dos horas y con Lisboa en cerca de 40 minutos. Aún con la incertidumbre de los tiempos que corren, confiamos que en un futuro no demasiado lejano las autovías que conecten Badajoz con Cáceres y con el este peninsular sean también una realidad».

Sobre los distintos proyectos que está acometiendo el Ayuntamiento, el alcalde señaló que «en la actualidad, se están ejecutando algo más de 310 millones en diferentes iniciativas de la ciudad que abarcan desde mejoras ambientales como la rehabilitación de la margen derecha del Guadiana, servicios públicos como la nueva Biblioteca General o la ampliación del Hospital Regional Infanta Cristina, mejoras de accesos como los de la carretera de Madrid hasta Talavera la Real, en cuyas cercanías está el aeropuerto, recuperaciones del patrimonio como la Alcazaba árabe, el Revellín de San Roque o el Hornabeque de Puerta Palmas, ambas instalaciones en entornos abaluartados, e infraestructuras básicas como los nuevos aparcamientos en marcha».

Analizando las posibilidades energéticas de la ciudad, Celdrán señaló que «Badajoz en una de las ciudades con mayor producción de energía renovable de toda Europa, superando con creces el consumo local de energía».

El regidor también quiso detenerse en el aspecto demográfico. «Desde el año 1996 a la actualidad, la población de Badajoz ha crecido en 28.066 personas, superando, ya, desde algún tiempo los 150 mil habitantes. Nuestra tasa de crecimiento ha sido de un 22,4%, una cifra que ha superado en cinco puntos la media de crecimiento poblacional en toda España y que está tremendamente alejada del apenas 3% que ha crecido el conjunto de la población extremeña. Esto ha provocado que de los 32.166 extremeños que han incrementado la población desde el año 1996 hasta el 2009, más del 87%, es decir 28.066 personas, lo hayan hecho en Badajoz. Hemos sido capaces, por tanto, de hacer atractiva esta ciudad, de satisfacer las necesidades de sus habitantes que no sólo no han tenido que salir a otros espacios para ello sino que han conseguido atraer a muchos otros que han decidido venir a vivir a Badajoz. De la misma manera, cuando seguimos analizando a las personas que habitan Badajoz, concluimos que la ciudad es joven y tiene una tasa de envejecimiento inferior a la media nacional o regional, que igualmente tiene un índice de juventud que supera también a la media de España y Extremadura, como también sucede con la tasa de natalidad o la de reemplazo, esas tasas que nos hablan del futuro de una ciudad».

Para enfrentarse al futuro, Celdrán avanzó que su equipo de Gobierno está comenzado a diseñar el proyecto «Con B de Badajoz». «La complejidad del entorno en el que debemos movernos y nos vamos a mover en el futuro, el hecho de que haya elementos, como la globalidad, que pueden escapar de la acción local o la circunstancia de la tremenda velocidad que adquieren los cambios en todo el mundo, nos aconsejó como primera e importante medida el desarrollo de un Plan Estratégico de Ciudad». Por último, el alcalde pacense arrancó una dura crítica contra los gobiernos regionales de Juan Carlos Rodríguez Ibarra y, el actual, de su sucesor, Guillermo Fernández Vara.