Fútbol

(0-1) Oxígeno para el Sevilla

El Sevilla ganó al Borussia y corrige el revés sufrido ante el PSG en la primera jornada, pero hablar del «efecto Manzano» aún resulta atrevido.

(0-1) El Sevilla de Manzano neutraliza al Borussia
(0-1) El Sevilla de Manzano neutraliza al Borussia

Con sólo tres entrenamientos dirigidos, el único mérito que se le puede atribuir es renovar la atmósfera en el vestuario. El equipo de Nervión mostró los mismos defectos, que son muchos, y escasas virtudes: la recuperación de Navas y Kanouté. La fortuna, que siempre ha de ser un aliado, facilitó un sufridísimo triunfo en Dortmund frente a un rival que demostró, incluso jugando casi toda la segunda parte en inferioridad numérica, por qué era, hasta ayer, uno de los equipos más en forma del continente.

El problema futbolístico del Sevilla reside en el centro del campo y no es nuevo. Faltan jugadores capaces de crear juego. Después de los mil y un vaivenes de la pasada campaña, el club aceptó el déficit en la medular. Este verano llegaron Cigarini y Guarente del Calcio. Y Manzano, en su primera alineación, optó por alinearlos junto a Zokora en la parcela ancha, y también al resto de fichajes: Dabo, Alexis y Martín Cáceres. El fútbol, inexplicable en ocasiones, y un gran Palop permitieron un desenlace inesperado del primer tiempo. Porque el Sevilla apenas pasó del centro del campo, asfixiado por la presión germana, y el gol de Cigarini, hasta entonces un enemigo más, fue milagroso. En una intrascendente falta lateral con el tiempo cumplido, Subotic regaló un despeje y el italiano firmó su única acción acertada.

El polémico inicio del segundo periodo fue inmejorable. Schmelzer, amonestado por una fuerte entrada sobre Dabo en la falta previa al gol sevillista, volvía a perder el duelo con el francés. El colegiado interpretó que había fingido una caída y lo echó. Demasiado castigo.

El escenario cambió. Entró Kanouté y, con uno más, el Sevilla logró alargar algo las posesiones. El Borussia no bajaba la presión y los decibelios en el Westfalenestadium subían en cada contacto para presionar al colegiado.

A renglón seguido, Dabo se lesionó y Manzano rehízo la defensa. Martín Cáceres ocupó el lateral y entró Escudé, el gran damnificado del once. Y el sistema defensivo se resintió por el centro. El japonés Kawaga se encontró con el palo y el sufrimiento se prolongó hasta el final. Aunque con espacios era cuestión de aprovechar las contras, la conexión del cuarteto ofensivo no se concretó en ocasiones. Casi al final la tuvo Negredo, el último en aparecer, y se resbaló. Un error que estuvo a punto de pagar después, cuando Cáceres salvó bajo palos el merecido gol, todo sea dicho, de Hummels. La suerte sí ha cambiado.


- Ficha técnica:
0 - Borussia Dortmund: Weidenfeller, Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Bender (Owomoyela, m.76), Huri Sahin; Blaszczykowski (Lewandowski, m.76), Kagawa, Grosskreutz (Da Silva, m.85); y Lucas Barrios.
1 - Sevilla FC.: Palop; Dabo (Escudé, m.65), Alexis, Martín Cáceres, Fernando Navarro; Navas, Cigarini (Kanouté, m.52), Zokora, Guarantei; Luis Fabiano (Negredo, m.82) y Perotti.