McCartney antes de ser Sir

Es cierto que el tiempo no pasa lento, pero quizá que lo haga tan rápido pueda resultar demasiado corto como para poder asimilar tantas canciones, discos, grupos de ayer que parecen de hoy y, en definitiva, reediciones de discos que vieron la luz hace más de 40 años.

McCartney  antes de ser Sir
McCartney antes de ser Sir

Este es el caso de «McCartney», primer disco en solitario tras la disolución de la banda de Liverpool de uno de sus líderes, Sir Paul McCartney, y que ha salido a la venta esta semana reeditado y remasterizado. El disco contiene además una canción inédita, «Blue Sway», un tema que se grabó hace veinte años pero que ha encontrado la forma de salir de una vez del cajón del ex Beatle. El disco se grabó entre los míticos Abbey Road, propiedad de EMI y en donde la banda de Liverpool grabó casi todo su material, y en los Morgan Studios también en Londres.

«Macca», como le llaman cariñosamente los habitantes de la Isla de Albión, se tomó muy en serio la grabación de este trabajo, justo cuando las relaciones con los demás miembros de los «fab four» pasaban por su peor momento y se encontraban más distanciados que nunca. Quiso demostrar a todo el mundo, y quizá en especial a sí mismo, que no dependía de nadie más que de él para encontrar el éxito y se involucró hasta tal punto en este debut, que grabó personalmente todos los instrumentos, exceptuando algunas pistas en las que Linda McCartney aparece en los coros. Poco después fundaría junto a su mujer y el músico Denny Lane, The Wings.

Como no podía ser de otra manera, esta reedición resulta bastante completa, ya que incluye versiones instrumentales inéditas, fotografías de McCartney y de la desparecida Linda, así como actuaciones y versiones en directo de algunas de las canciones. Sin duda alguna, lo más apreciable podrá ser escuchar estos temas con un sonido mucho más claro y nítido, aunque no deja de ser una reedición. Durante la grabación de «McCartney», que se prolongó desde finales de 1969 hasta marzo de 1970, los Beatles seguían unidos como grupo, aunque los proyectos que George Harrison y Ringo Starr tenían en paralelo comenzaban a querer ver la luz.

John Lennon llevaba ya un año y medio publicando con su Plastic Ono Band y, al mismo tiempo, Phill Spector terminaba de mezclar «Let It Be», último trabajo de los Beatles y que debía publicarse también en abril de 1970. Años después, McCartney reconoció que Lennon y Harrison comandaron a Ringo para que hablara con él con el objetivo de persuadirle para que retrasara el lanzamiento de su disco.

«¡Fuera de mi casa!»
Y es que las razones eran obvias: no sólo podría perjudicar el lanzamiento de «Let it Be», sino que, además, tanto Harrison como el propio Ringo habían retrasado el lanzamiento de sus trabajos en solitario por ese mismo motivo. La reacción de Paul fue airada y echó a Ringo de su casa de la calle Cavendish de Londres, aunque finalmente retrasó algunas semanas el lanzamiento del álbum. Poco tiempo antes de que las tiendas recibieran este primer disco, Paul anunció en rueda de prensa que los Beatles se separaban. Fue un 10 de abril de 1970 y se ponía fin a la madre de todas las bandas de música. Aunque para muchos McCartney representa el lado más blando de los Beatles, no se le podrá negar su buen hacer para crear buenísimas melodías y la naturalidad que marca cada una de sus composiciones.

De la mano de Gorillaz
Los rumores que apuntan a una próxima colaboración con Damon Albarn (en la imagen), de Gorillaz, son cada vez más intensos. El grupo virtual estuvo a punto de materializar una colaboración con McCartney en «Plastic Beach» (2007), pero finalmente pospusieron el proyecto.