Rubalcaba exige a los empresarios que se sienten ya a negociar

El vicepresidente advierte de que el Gobierno ya aprobó en solitario la reforma de las pensiones en 1985.

Rubalcaba se estrena con una llamada conciliadora a sindicatos y empresarios para pactar la reforma de pensiones
Rubalcaba se estrena con una llamada conciliadora a sindicatos y empresarios para pactar la reforma de pensiones

El vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, debutó ayer en un foro económico ante unos 450 empresarios del Instituto de la Empresa Familiar con una claridad y una firmeza hasta ahora inéditas en el equipo económico del Ejecutivo socialista. Tras exhibir un gran control de la materia, Rubalcaba no tuvo reparos en exigir a los empresarios que retomen de una vez el diálogo social con los sindicatos para cerrar, por un lado la negociación colectiva y, por otro, para aprobar los reglamentos que deben desarrollar la reforma laboral, en relación con las agencias de colocación y la aplicación de los modelos alemán y austriaco.


Austeridad y reformas
Durante la inauguración del XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, el vicepresidente, en su primera comparecencia pública fuera de Moncloa, resumió la hoja de ruta económica para los próximos meses en tres conceptos: austeridad, reformas y cohesión social.

Rubalcaba admitió que el Presupuesto de 2011 es «terriblemente restrictivo», lo que perjudica a la inversión productiva, pero reiteró la necesidad de cumplir los requisitos coordinados, «no impuestos» desde Bruselas: «Vamos a cumplir el objetivo de déficit del 9,3% marcado para 2010, no hay nada que nos indique que no vaya a ser así», sentenció el vicepresidente primero con severidad. Por ello advirtió, con mayor credibilidad que su homóloga económica, que «si hay desequilibrios vamos a actuar». Respecto a las reformas, Rubalcaba recordó que la reestructuración del sistema financiero está aún por completarse, sobre todo en las cajas, pero centró sus prioridades en el ámbito laboral. A este respecto, exigió a los empresarios que regresen al diálogo social: «Siéntense a pactar con los sindicatos» la negociación colectiva», dijo, al tiempo que recordó que «hay reglamentos importantísimos que hay que aprobar» y ponerlos en marcha «urgentemente» para «poder crear empleo cuando comencemos a salir de la crisis». En el capítulo de reformas, adelantó que entre sus prioridades figuran cambios en las políticas activas de empleo ya que «no se están empleando bien los recursos, no se está gastando bien, y hay que revisar su gestión».


Tres pactos de Estado
Asimismo, mencionó la necesidad de alcanzar un pacto de Estado de Energía para los próximos 25 años («estamos dispuestos a ser muy flexibles», dijo), otro en Industria y un tercero vinculado a una mejora del transporte de mercancías a través de la red de ferrocarril. Por último, respecto a la próxima reforma del sistema de pensiones, Rubalcaba advirtió a quien quiera escuchar de que el Gobierno, en 1985, ya aprobó su reforma en solitario. Al hilo de las pensiones, el vicepresidente subrayó que la inmigración también será clave en el futuro, y abogó por modular la llegada de inmigrantes en función de las necesidades laborales del país: «Europa no debe ser una fortaleza», enfatizó, en referencia a las políticas de otros países comunitarios. Por último, hizo hincapié en el hecho de que las reformas se estén llevando a cabo en un clima de paz social y que la crisis no haya provocado un aumento de la delincuencia.



El vicepresidente toma el mando
1.- Déficit
«Vamos a cumplir el objetivo de déficit del 9,3% en 2010 y actuaremos si hay desequilibrios»
2.- Prioridades
«No tenemos mucho tiempo, pero sí tenacidad política. Si no hacemos reformas lo pagaremos caro»
3.- Laboral
«Es urgente aprobar los reglamentos de la reforma laboral para crear empleo cuando termine la crisis»
4.- Pactos
Energía, Industria y Transporte son los ejes prioritarios. «Estamos dispuestos a ser muy flexibles»
5.- Oposición
«Dos no pactan si uno no quiere». «Pactar es un negocio redondo, porque todos ganaríamos»