Fútbol

La Copa es algo serio

Después de dos años contradiciendo a la lógica, el Madrid encontró por fin la fórmula para llegar a los octavos de final de la Copa. Mourinho no puede permitir en su currículum manchas como las que dejaron el Real Unión o el Alcorcón, así que decidió encargarse personalmente de que no hubiese lugar para la sorpresa

Ronaldo y Arbeloa tras un gol del portugués
Ronaldo y Arbeloa tras un gol del portugués

La tensión que pedía para sus futbolistas ante un rival inferior él la llevó al extremo con su expulsión. Cuando el ritmo de juego de los suyos empezaba a decaer en la primera parte insistió en protestar algo al cuarto árbitro. Estuvo un rato discutiendo con el auxiliar, hasta que más tarde la charla continuó con el árbitro principal. Paradas Romero pensó primero sólo en amonestarlo, pero como el portugués lo insultó, lo mandó a la grada.

En un momento, Mourinho pasó a ser más protagonista que sus jugadores, aunque su influencia en el partido no quedó ahí. Con el resultado muy a favor, no le gustaba lo que veía, así que decidió que a su equipo le hacían falta tres de los titulares habituales. No se sabe cuánto creía el Murcia en la remontada con el dos a cero, pero «Mou» le puso enfrente a toda su artillería. En una especie de demostración de que la Copa a él sí le interesa, entraron Xabi Alonso, Cristiano y Di María. El último, para que respirara Pedro León, y los dos primeros para darle un toque al pálido Canales y de paso colocar a Benzema más cerca del área rival.

El francés dispone de más minutos en la Copa que en el resto de competiciones, pero los aprovecha peor. En Liga y «Champions», en espacios muy cortos de tiempo, ha conseguido ser decisivo. Ante el Murcia, con todo el partido para él, estuvo gris. Higuaín tiene el puesto asegurado, porque incluso ayer, que casi no compareció, se hizo visible un instante para marcar el segundo.

Benzema no acaba de quitarse los complejos, y eso que tiene el mejor cómplice para conseguirlo. «CR7» le buscó todo lo que pudo para que rompiese su sequía y, como no era capaz, le dejó tirar el penalti que le hicieron a Di María. El extremo argentino es otro al que la Copa del Rey le sirve para reafirmarse como imprescindible. Pedro León comenzó inspirado, porque tenía tiempo y balón, algo habitual en sus días en Getafe. Fue el culpable de que Granero abriese el marcador con un gran disparo desde fuera del área y puso todo el interés para reengancharse a la confianza de Mourinho, pero Di María ahora es intocable en Chamartín. Lo demostró con el magnífico pase con el exterior del pie en el tercer tanto.

Para entonces el choque era una locura con poco interés futbolístico y demasiado protagonismo del árbitro, quizá descentrado tras saber que el gol de Higuaín fue ilegal. Con todo decidido y el partido desatado, el Murcia se llevó una goleada que no daña a su imagen.

Demostró que es un bloque bien trabajado y se dio el lujo de marcar un gol. Otro «Alcorconazo» era imposible. Mourinho no dejó descansar a sus estrellas hasta que todas las rendijas por las que podía aparecer el ridículo no estaban bien cerradas.


«Mou» mandó al árbitro «a la mierda»
Paradas Romero explicó muy claramente en el acta del partido el motivo por el que Mourinho fue expulsado por primera vez desde que dirige al Real Madrid: «En el minuto 37, el técnico José Mario Dos Santos Mourinho Felix fue expulsado porque una vez amonestado, se dirigió hacia mí, diciéndome: ‘‘Vete a la mierda''». «No hablo del colegiado, basta con ver sus estadísticas para conocer su perfil», respondió el portugués en la sala de prensa, donde criticó el mal partido de Canales: «No me ha gustado».