Las farmacias pagan el pato por Sergio ALONSO

Las farmacias pagan el pato, por Sergio ALONSO
Las farmacias pagan el pato, por Sergio ALONSO

Es posible que el Gobierno de Castilla-La Mancha y su consejero, José Ignacio Echániz, se hayan equivocado en las formas. De todos los colectivos sanitarios, el farmacéutico es, junto con el de los médicos de a pie, el más afectado por los tímidos recortes ejecutados por el Gobierno socialista para sobrellevar la crisis y ganar tiempo hasta las elecciones. Pero una cosa son las brusquedades y la falta de tino a la hora de negociar los pagos, y otra cargar toda la culpa de lo que está ocurriendo a la nueva presidenta autonómica y a su máximo responsable sanitario. Ni siquiera hay que responsabilizar a José María Barreda, el anterior presidente, que hizo lo que pudo para ir pagando la factura de las medicinas a los boticarios mientras quedaba dinero para ello.


El gran responsable de esta situación de bancarrota general que azota la sanidad española, el gran miope que ha ignorado durante años la que se nos venía encima, como si aquí no pasara nada, es el Ejecutivo central. Y si a alguien hay que achacarle las responsabilidades de esta quiebra es a los dos ministros de Economía del Gobierno socialista, Pedro Solbes y Elena Salgado, y a los sucesivos ministros de Sanidad, terminando por Leire Pajín, desaparecida casi todo el mes de agosto. La Junta no tiene dinero porque la Administración central se ha desentendido de la crisis, y porque ésta ha actuado tarde y mal a la hora de afrontar la avalancha que se cernía sobre hospitales, centros de salud y consejerías. ¿Dónde está la central de compras que iba a crear Sanidad para lograr ahorros? ¿Y la unidosis de medicamentos? ¿Dónde están los 1.500 millones de ahorro que anunció Trinidad Jiménez? ¿Por qué tardó un año el Ministerio en elaborar un nuevo sistema de precios de las medicinas que ahora tiene que rectificar?