Javier Ruibal: «Nos sobra codicia la codicia obscena»

Con firma propia: Profesión: cantautor. Nació: en 1955 en Puerto de Santa María (Cádiz). Por qué está aquí: presenta ahora su álbum «Pensión Triana», en el que han colaborado Martirio, Antonio Toledo, John Parsons, Chano Domínguez...

-«Pensión Triana». ¿La pensión donde vivía cuando era pobre?
-Cuando era más rico, porque tenía muchos años menos y más ganas de hacer cosas. Pero en realidad yo nunca he sido pobre ni señorito.

-Dice que para soñar mucho y bien hay que dormir poco y mal. ¿Un sueño recurrente?
-Una pesadilla: no puedo salir a actuar porque me han perdido la guitarra.

-Canta a los amores prohibidos, los anhelos insaciables, las almas perdidas... Las coplas también cantan eso.
-Yo soy muy coplero, pero no llego al arrebato de la copla. No me gusta enseñar las llagas. Tengo pudor.

-Ha compuesto para Martirio, Ana Belén, Javier Krahe... ¿A quién elige para una noche de copas?
-A Martirio y Javier Krahe.

-Ha cantado con Pablo Milanés, Sabina, Celtas Cortos...¿A quién le pediría dinero?
-A ninguno. Nunca he sabido dar sablazos. He sido bohemio sin caprichos.

-Tiene una calle en su pueblo. ¿Cuando pasa por ella no se siente como si estuviera muerto?
-Es una sensación extraña, sí, pero no me da mal fario.

-Juguemos con sus canciones. «La flor de Estambul». ¿Va por la Alianza de Civilizaciones?
-No. Habla de cuando los indefensos pisan un poco a los poderosos. Que al menos pase en una canción, ¿no?

-«La dama de la isla». ¿Va por María Antonia Munar?
-No conozco a esa dama. Yo hablo de una mujer que espera en la arena el regreso del mar de su hombre.

-«Tu sonrisa». ¿Es para Zapatero?
-Qué va. Habla de un amor que tuve.

-«La canción del gitano». ¿Va por Sarkozy?
-No, pero alguien debería darle una colleja. A él y a Berlusconi.

-«La gloria de Manhattan». ¿Va por Wall Street?
-No: es la historia de unos flamencos perdidos en Nueva York.

- «Tierra». ¿Cree que la enferma aguantará mucho?
-No mucho más. Nos sobra codicia. La codicia obscena.

-«Pasará». Juegue a profeta: ¿qué va a pasar en nuestro país?
-Sobreviviremos. Es igual de malo andar a «españazo» limpio que a gritos independentistas.

- «España es el país más fuerte del mundo: lleva siglos queriendo destruirse a sí mismo y aún no lo ha conseguido» (Bismarck).