Neira: «Tomé media copa de vino y un licor Fue por una medicina»

El profesor no puede beber alcohol porque está bajo tratamiento médico tras su última intervención.

El profesor explica que se encontraba mal por un medicamento
El profesor explica que se encontraba mal por un medicamento

«No puedo tomar una copa porque tomo un medicamento desde año pasado, que me intervinieron con una craneoplastia y al tapar el cráneo cambia la presión dentro del cerebro y tengo que tomar un medicamento que evita convulsiones o un ataque epiléptico. Es incompatible con el alcohol», alegó ayer en su defensa Jesús Neira en el programa «Espejo Público» de Antena 3.

Sin embargo, el profesor fue detenido el pasado miércoles por la Guardia Civil tras ser acusado de un delito contra la seguridad vial por conducir ebrio después de ser sorprendido conduciendo cuando triplicaba la tasa permitida.

El suceso ocurrió sobre las 22:00 horas del miércoles, cuando un inspector de la Policía Nacional que circulaba por la M-40, a la altura del kilómetro 5, vio que un coche iba dando bandazos y llegando incluso a rozar a un camión.

El agente, a pesar de estar fuera de servicio, obligó con su coche a parar a Neira y llamó a la Guardia Civil. El alcoholímetro dio como resultado 0,87 miligramos por aire aspirado, lo que significa que Neira triplicaba la tasa permitida (0,25) para la conducción, por lo que fue detenido y trasladado a la comisaría del Barrio del Pilar por un delito contra la seguridad vial. «Presentaba síntomas evidentes de alcoholemia, iba haciendo eses y los coches se veían obligados a frenar», declaró el agente.

Por estos hechos, este mismo lunes será juzgado en el Juzgado de Instrucción número 33, 34 o 35, a las 10:40 horas por un delito contra la seguridad vial.

Neira intentó excusar ayer en televisión los motivos de su comportamiento al asegurar que el miércoles había quedado a comer con unos amigos y se tomó «media copa de vino y un licor de café», según recogió Ep. Además, afirmó que no tenía «muchas ganas de comer».

«No bebí nada de nada y me despedí estupendamente de mis amigos». Cogió el coche y de camino a su casa, aseguró, se empezó a encontrar mal y condujo de manera extraña hasta que le detuvo un Policía que se dio cuenta de que el coche estaba realizando malas maniobras.


Gracias al policía
«Menos mal que se fijó un policía que no tenía una conducción normal. Menos mal, porque si no hubiera habido una desgracia», apostilló Neira, quien dijo que se sentía «completamente fatal» al volante y no tenía «buena visión». «Afortunadamente este policía llamo al Samur y a la Guardia Civil, me hicieron la prueba del alcohol y me dieron una gran alegría al decirme lo que tenía de alcohol, porque por lo menos esto tenía una explicación», afirmó el profesor.
Hasta el lugar se desplazó una unidad del Samur que no tuvo que atenderle puesto que únicamente se le realizó la prueba de alcoholemia y se le trasladó a dependencias policiales.


Una «temeridad» que le puede dejar sin carné durante años
- La cita para comparecer ante el juez será el próximo lunes. Allí dará su versión de los hechos y se cotejará con el atestado levantado por la Guardia Civil tras someterle a la prueba de alcoholemia. El juez decidirá entonces la situación en la que queda Neira y si se le imputa algún delito.
En un principio, según las fuentes jurídicas consultadas, se podría entender que su conducta encaja en lo tipificado en el artículo 381 del Código Penal, donde se prevé penas de seis meses a dos años de cárcel y retirada del permiso de uno a cuatro años para quien condujere con «temeridad manifiesta y pusiera en concreto peligro la vida o la integridad de las personas» y se considerará, «en todo caso», que ello existe «en los casos de conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas con altas tasas de alcohol en sangre».En este caso, Neira arrojó unos resultados que triplicaba el máximo de alcohol en sangre permitido –0,87 miligramo por litro de aire aspirado, frente al 0,25 que es el tope para incurrir en infracción».
Una vez termine la instrucción, el magistrado, tras practicar las diligencias que considere oportuno, lo remitirá al órgano correspondiente encargado de su enjuiciamiento, si entiende que hay indicios de deilto. En este supuesto, todo hace indicar que se enviará a los juzgados de lo Penal de Madrid. Si, por el contrario, concluye que las circunstancias le eximen de responsabilidad penal, archivará la causa.