Libros

Tatiana Santo Domingo desbanca a los Preysler por Jesús Mariñas

Tatiana, en los Premios «T» de Telva
Tatiana, en los Premios «T» de Telva

Bendita actualidad que hace envejecer prematuramente lo más esperado: las 40 páginas de «¡Hola!» que recogen la boda de Julio José y Charisse han quedado desbancadas por el embarazo de Tatiana Santo Domingo y su puesta de largo –más bien de ancho– al recibir el premio «T» de Telva por su empresa solidaria. Ya nadie habla del enlace –con uno de los trajes de novia más disparatados de Manuel Mota–, están asombrados por la novia de Andrea Casiraghi y su bombo de casi seis meses. Como adelantó LA RAZÓN, lo realzó sin disimulos con un traje ceñido que engrandecía sus caderas bajo una chaquetilla torera, un producto de su trabajo benéfico. No probó el segundo plato de la cena de Telva, una velada que ya supone una noche mágica con muchas ausencias. Se comentó que allí se vio juntos por última vez a Doña Elena y Marichalar, enlazados a la irrepetible Nieves Fontana, tan añorada como Covadonga O'Shea.

«Glamour» madrileño

Mientras, la diseñadora Stella McCartney reconoció sorprendida «lo bien que se viste en Madrid». Ana Rodríguez, la ex pareja de Bono, deslumbró y aprovechó para presentar en sociedad a Ernesto Manrique. Él se mantuvo en un discreto segundo plano y encantó. «Es que yo siempre sé escoger, aunque a veces me equivoque», disparó la coruñesa con la alegría recuperada, algo que no se le escapó a Paz Blasco, que ha convertido el Gran Hotel parisiense en nuestra segunda embajada, del mismo modo que Lola Alcázar hace con la representación francesa en Madrid. Todos ellos quedaron deslumbrados por el aire mágico recreado en la velada casi a modo de un sueño de una fría noche de verano, en la que se hacían notar las hermosas piernas de Stella, la mejor diseñadora del año, vestida con la minifalda de cintura baja y amplios vuelos que luce Elena Anaya en la última portada de «Telva». Lo precisó Chusmary Montes ante Nieves Álvarez, rutilante con lentejuelas burdeos de Elie Saab, muy cerca de las hermanas Osborne, a la vez que Cantizano certificaba su marcha de Antena 3 y Susanna Griso lucía un moño alto, muy sesentero, elogiado por un Lorenzo Caprile que ha adelgazado 40 kilos. También resplandecía con bronceado canario.
«La despedida de Julio José ha sido un fracaso en Gabbana, no fue nadie», resaltaban ante Antonio Cano, parado en el tiempo gracias a Avène, con la fiel colaboración de Manuel López. Mientras, Rosalía Cogollo anunció una esencia «de ámbar mayúsculo» firmada por el mago Serge Lutens. Se lo anticipó a Ángeles Moya delante de Rosa Tous, mientras Carla Royo-Villanova vestía un escote hecho de filigrana de plata por Álex Regueiro. María León era felicitada por su separación, algo que todos esperaban: «Él es rarito», decían. Marta Sánchez ratificó que se instala en México «porque aquí no hay trabajo», y Juanjo Oliva impactó con sus habituales deportivas. Berhanyer se colgó la Medalla de Andalucía sobre un cinturón blanco y verde, y Carmen Lomana se enseñoró con un moño alto y un recargado Pedro Rodríguez «que fue de mi madre».