La Casa Real se estrena en la Prensa

Sin apenas resuello para más lamentaciones tras la tremenda decepción de la corrida del Día del Patrón, el ciclo venteño volvió a su frenética actividad con la Tradicional Corrida de la Prensa. Una ocasión perfecta para que la Casa Real hiciera su debut en este maratón llamado San Isidro. Así, la más taurina de la Familia, la Infanta Doña Elena, fue la encargada de acercarse hasta el coso de la calle Alcalá para presidir el festejo. Apenas diez minutos antes del comienzo, se produjo su llegada. Americana gris, pantalón algo más oscuro, un broche dorado en la solapa y el enésimo guiño a la Fiesta de los toros en forma de complemento. Un vistoso bolso fucsia realizado con tela de capote. Esclavina incluida. Accedió por la entrada de la Familia Real antes de ocupar a su localidad en la barrera.

Pero Su Alteza no fue la única cara conocida que quiso mostrar su pasión por los toros. Así, no faltaron políticos como la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; o el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; acompañado por el periodista José Antonio Vera. José Oneto, Miguel Ángel Aguilar y Antonio Herrero también representaron a los profesionales de los medios de comunicación. Este último lo hizo acompañado por Fernando Sánchez Dragó. Ambos protagonizaron al término del festejo el coloquio del día en el espacio Arte y Cultura que linda con el coso neomudéjar.

El mundo del deporte estuvo representado por el tenista Feliciano López, que un año más volvió a escaparse a Las Ventas en cuanto tuvo ocasión. Aficionado habitual como Caco Senante, fijo en lo que va de abono. El «moranco» César Cadaval siguió las evoluciones de Cid, César Jiménez y Fandiño. Un cartel que completaron las reses de El Montecillo, cuyo propietario se dejó ver junto al también ganadero Agustín Montes. El apoderado Antonio Corbacho fue otra cara conocida del mundo del toro que, ayer, un año más, rindió su respetuoso silencio por Joselito El Gallo. Que no se pierda el ritual.