Mil familias por Pedro Maza

La Razón
La RazónLa Razón

Unos 70 buques de pesca artesanales españoles se han visto acosados en las últimas semanas por las patrulleras de Gibraltar, las cuales no les han permitido realizar su actividad tradicional de pesca en las aguas adyacentes al Peñón. Estos buques, con puerto base, principalmente, en Algeciras y en La Línea, que pescan con cerco y con diversas artes menores llevan años pescando con normalidad en dichas aguas. En febrero de 1999, el sector pesquero del Campo de Gibraltar llegó a un acuerdo con las autoridades gibraltareñas para poner fin a las disputas generadas por la intención de estos últimos de aplicar una Ley gibraltareña de 1991 (Nature Protection Ordinance) que colisionaba con las normas que se aplican en España y en la Política Pesquera Común de la UE. Ese acuerdo, que establecía una serie de condiciones técnicas en cuanto a las distancias a la costa en las que se podría faenar, permitió a nuestros buques realizar sus actividades pacíficamente.

En el mes de marzo, las autoridades de Gibraltar decidieron romper dicho acuerdo, comenzando entonces con el acoso a nuestros barcos, generando una gran incertidumbre e inseguridad jurídica a nuestros pescadores, que lo único que desean es poder faenar con tranquilidad como lo han venido haciendo en las últimas décadas. Los pescadores, que nunca se han metido en los temas políticos sobre la jurisdicción de las aguas y las competencias sobre la gestión de la pesca en la zona, se han visto sorprendidos por estos movimientos de Gibraltar, que parece que lo que pretenden es utilizar a los pescadores para hacer valer sus reivindicaciones en la zona.

El Gobierno ha estado en todo momento informado por nosotros de lo que sucedía y podemos decir, con satisfacción, que la posición que ha mantenido y la cobertura que nos ha ofrecido ha sido la adecuada. Las más de 1.000 familias que, directa o indirectamente, se están viendo afectadas por este conflicto, esperan que las gestiones que está realizando el Gobierno den pronto sus frutos y que podamos volver a faenar con tranquilidad en los próximos días, realizando la pesca sostenible que siempre nos ha caracterizado.

 

Pedro Maza
Vicepresidente de la Confederación Española de Pesca