Valcárcel tilda de insolidario a Barreda y le recuerda los trasvases económicos

El presidente murciano resalta el pago que abonan los regantes de la Región por el agua manchega

El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps y, su homólogo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ayer en el Palacio de San Esteban
El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps y, su homólogo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ayer en el Palacio de San Esteban

MURCIA- El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha tomó ayer en consideración, con los votos favorables del Grupo Parlamentario Socialista, la propuesta de Proposición de Ley del Agua impulsada de manera casi personal por el presidente manchego, José María Barreda. La legislación pretende blindar el agua del río Tajo para mandar al traste el trasvase y privar a la Región de Murcia de la cantidad de agua que tanto se necesita en nuestra tierra. La mencionada ley responde a un viejo anhelo del socialismo manchego que ya contemplaba el estatuto de esa región y que ahora vuelve a tomar forma e impulso con la redacción de una ley que resulta claramente lesiva para los intereses económicos murcianos. En su intervención de ayer ante las Cortes de Toledo, Barreda aseguró que Murcia no tiene nada que decir con respecto al agua que transcurre por territorio de La Mancha y exageró al declarar que el único método para solventar la problemática existente sin generar polémicas es «plegarse sistemáticamente a las demandas de Murcia y Valencia».

Sin embargo, la realidad dicta otro panorama mucho más ecuánime y relajado. De esta manera, el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, recordó ayer al líder de los socialistas manchegos que los regantes murcianos pagan importantes cantidades de dinero para solucionar los problemas hídricos de las zonas ribereñas de Castilla-La Mancha que se sitúan entre Entrepeñas y Buendía. El fin de los pagos que se realizan desde Murcia y Valencia son claros (que la ribera manchega disponga de agua corriente), pero lo cierto es que el dinero se destina sin que repercuta en mejoras sustanciables. Ante esta situación, Valcárcel reiteró que la postura que defiende su Ejecutivo es lógica ya que, «jamás vamos a pedir lo que otros necesitan, pero tampoco vamos a renunciar a aquello a lo que a otros les sobra y nosotros necesitamos». Por tanto, el presidente murciano tiró de lógica una vez más y recordó por enésima vez que «el Tajo es de todos los españoles y tenemos la obligación de pelear por los derechos de quienes estamos representando». En el mismo sentido, el jefe del Gobierno murciano solicitó que exista «agua para todos» sin excluir a ninguna comunidad con independencia de partidismos.


Instituto Euromediterráneo
El presidente Valcárcel y su homólogo en la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, presidieron ayer en Murcia la reunión del patronato del Instituto Euromediterráneo del Agua en la que ambos mandatarios realizaron una defensa conjunta de los intereses comunes que unen a ambas comunidades. En el encuentro se abordaron aspectos como los mecanismos necesarios para lograr una adecuada optimización del agua y la presencia de Valencia y Murcia en el Foro Mundial del Agua. También se abordaron otros asuntos relacionados con infraestructuras como el AVE.


Casi 25 años como candidato, marcados por el éxito
El Comité Electoral Nacional del Partido Popular confirmó ayer a todos sus candidatos a la presidencia de las distintas comunidades autonómas que concurren a los comicios del próximo 22 de mayo. Entre ellos, Ramón Luis Valcárcel recibió el apoyo de su formación para optar a su quinta legislatura. Al respecto, el presidente murciano aseguró que esperaba su designación, aunque ello no impidió que sintiera la incontenible emoción de siempre «porque lo más bonito es poder representar a los murcianos y trabajar para los demás». Valcárcel atesora experiencia como candidato, ya que lleva casi un cuarto de siglo como tal desde que en 1987 optara a la elección como alcalde de Murcia, al igual que en 1991. En ambas ocasiones, salió derrotado por el socialista José Méndez. En 1995 las tornas cambiaron y llegó a la presidencia de la Comunidad Autónoma.