Ribéry y Benzema a la cárcel por abusar de una menor

El Mundial de Suráfrica no ha sido más que una simple tregua para Franck Ribéry, a quien la Justicia francesa tenía en el punto de mira por un escándalo de proxenetismo y prostitución de menores. Por eso ayer, el internacional galo vivió uno de los peores tragos de su vida.

Él, y el jugador del Real Madrid, Karim Benzema que, en pleno periodo de entrenamiento, tuvo que pedir permiso para ser interrogado en París. Ambos declararon ayer, en calidad de detenidos, ante la Brigada de represión del proxenetismo. El trance duró ocho largas horas, aunque despuésquedaron en libertad bajo control judicial. Solos frente a los agentes y sin la asistencia de sus respectivos abogados. Tampoco pudieron ahorrarse otro mal trago: aparecer esposados, tras su declaración ante la policía, en el Palacio de Justicia de París, donde tras comparecer ante el juez André Dado, fueron procesados por «solicitar los servicios de un prostituta menor». En concreto, los de Zahia Dehar, una joven marroquí, hoy de 18 años, con quien el jugador del Bayer de Munich habría pasado algunas noches previo pago de su tarifa. Lo que el magistrado instructor trata de averiguar es si Ribéry conocía que la prostituta, a la que invitó a un viaje a Munich, era menor de edad la primavera de 2009 en que el futbolista ha reconocido mantuvo relaciones sexuales con ella. En sus declaraciones a la policía y en una entrevista a «Paris Match» Zahia asegura que ninguno de sus clientes, ni Ribéry, ni Benzema, con el que afirmaba haber mantenido relaciones un año antes conocían su minoría de edad. El jugador del Madrid, sigue negándolo todo.La bella Zahia siempre ha reconocido que los jugadores desconocían su minoría de edadLa imputación de ambos sugiere, sin embargo, que el juez ha encontrado «indicios graves y concordantes» del delito que se les acusa y que según el Código Penal francés podría traducirse en tres años de cárcel y una multa de 45.000 euros. En particular, las investigaciones se centran en saber si fue el propio Ribéry quien, en 2009, reservó el billete de avión a nombre de la joven. De ser así, no hubiera podido obviar la verdadera edad de Zahia, que habría cobrado 2.000 euros por los servicios prestados. En París, la prostituta frecuentaba el Zaman Café donde se ha desmantelado una red de proxenetismo cuya investigación ha acabado salpicando a los futbolistas galos a los que los próximos meses todavía reserva otro trance: sentarse en el banquillo.