Crespo declaró como testigo no como imputado y por lo tanto no pudo mentir

Imagen de archivo de Crespo ante el juez Garzón
Imagen de archivo de Crespo ante el juez Garzón

Valencia- El contable de las empresas de la trama Gürtel, que actualmente se encuentra en prisión en Madrid, acudió a declarar el martes por exhorto del juez Flors, y en un caso -el de los trajes- en el que no está imputado.
De este modo, Pablo Crespo tuvo la obligación, ante dicho tribunal, de decir la verdad, ya que esta exigencia se les hace a todos los que acuden a declarar en calidad de testigos, no así a los imputados pues sería ingenuo pensar que van a declarar contra ellos mismos.
De este modo, a las declaraciones de los testigos se les presupone cierta dosis de veracidad.
El también ex secretario de Organización del PP gallego declaró ante el juez que el presidente Camps y el resto de implicados en el posible cohecho impropio que se investiga: Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, pagaron sus trajes «o bien en la tienda o bien le daban el dinero a una tercera persona para que los pagara». Crespo dijo estar seguro de ello «porque era la persona responsable».
Además, también aseguró que la relación que mantenía la empresa Orange Market y más concretamente Álvaro Pérez con Ricardo Costa era «meramente comercial» por su condición de secretario del PP «y no de cargo público».