«Los avances en medio ambiente vienen de Aznar»

Verónica Lipperheide fue asesora de Aznar en política medioambiental. En su libro «Ecologismo sensato en España. Una política para conservar y mejorar el medio ambiente (1996-2004)», que presenta el miércoles la Fundación FAES, hace un repaso a las principales decisiones del ex presidente, entre las que destaca la creación del Ministerio de Medio Ambiente.

 
 

–¿Por qué tanto tiempo después del Gobierno de Aznar decide analizar su gestión medioambiental?
–Porque nos dimos cuenta de que el medio ambiente era un campo sobre el que se había trabajado muchísimo y se habían hecho cosas muy importantes y determinantes para la política medioambiental nacional y no era algo muy conocido por los españoles. Estoy muy contenta porque creo que he dado reconocimiento a la labor de muchísima gente que ha trabajado en temas de medio ambiente en el Gobierno de Aznar.

– ¿En qué momento dio el paso a la asesoría política?
– Fue evolución de mi trayectoria: fui concejal en el País Vasco durante cinco años, estaba vinculada al PP. Allí llevaba temas de medio ambiente tanto en la Ejecutiva de Vizcaya como a nivel regional, luego estuve en el Parlamento Europeo como asesora en temas de medio ambiente también para diputados del PP. Así que pasarme a la asesoría del presidente Aznar fue casi una evolución de mi trayectoria profesional.

– A su juicio, ¿cuáles fueron los principales logros de Aznar en materia medioambiental?
–La creación del Ministerio de Medio Ambiente fue decisivo, un punto de inflexión en la política nacional. Hasta entonces el tema medioambiental estaba muy repartido en varios ministerios que tenían, al mismo tiempo, intereses contrapuestos. Así, el medio ambiente, al estar tan repartido, no tenía el peso que precisaba para una sociedad como la española en el año 1996, y el presidente Aznar fue capaz de darle una respuesta. También se aprobó el Plan Hidrológico Nacional, se modernizó la legislación en materia de agua, se reformó el mundo forestal, el marco normativo de residuos, se firmó y normalizó el Protocolo de Kioto, se pusieron en marcha estrategias de conservación para las especies amenazadas, se aprobó la Ley del Ruido, etcétera; cosas importantes que marcaron y marcan todavía la política medioambiental española, y me atrevo a decir que muchos de los avances de ahora son fruto de las decisiones tomadas en esos momentos.

–¿Algún punto oscuro?
– No hay nada perfecto. Hubo cosas que se dejaron sin hacer y otras que se hicieron pero no tuvieron los resultados deseados, pero se llevaron a cabo muchísimas. Hay que erradicar la idea de que el ecologismo es una bandera de otra ideología: no es monopolio de nadie y fue un partido de centro-derecha el que creó un Ministerio de Medio Ambiente en nuestra historia. El balance es positivo.

– ¿Qué es lo que más le ha gustado contar?
–Con lo del Plan Hidrológico Nacional me lo pasé fenomenal, pero también con el «Prestige» y el cambio climático, así como lo del Ministerio de Medio Ambiente porque me iba dando cuenta de lo que supuso.


La asesora del ex presidente
Verónica Lipperheide es licenciada en Biológicas por la Universidad de Navarra y es doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad del País Vasco. Es directora de medio ambiente de una multinacional y lleva más de 20 años trabajando en favor de la protección y gestión sostenible del medio ambiente y los recursos naturales. Ha sido asesora de Aznar.